•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Si bien no sale en las estadísticas oficiales, el “turismo negro” sí existe en Nicaragua y tiene mucho potencial, afirman directivos de la Asociación Nicaragüense de Turismo Receptivo (Antur) y una turoperadora que lo incluye entre sus servicios.

David Larios, gerente de operaciones de la turoperadora Tierra Tours, dice que el concepto de “turismo negro” no es muy conocido en Nicaragua, pero “se hace de manera cotidiana, sin darnos cuenta que está dentro de esa clasificación”.

Tierra Tours es una de las turoperadoras que lo incluye entre sus servicios. Larios explicó que el “turismo negro” es aquel en que los destinos están relacionados con hechos históricos de muertes violentas, desastres naturales y hasta crímenes de lesa humanidad.

“Nosotros, acá, en León, hacemos ocho tours. Por poner un ejemplo, hacemos uno a las ruinas de León Viejo. El sitio está muy relacionado con la parte de la crueldad que se dio en esa zona, desde su fundación, en 1524, con la esclavitud y el tráfico de esclavos, que era una práctica cotidiana. Desde ahí sacaban esclavos para El Realejo, con destino a Europa. Además, se cuenta aquello de que tiraban a los perros salvajes a los líderes indígenas, a la vista de las demás personas, como una medida de intimidación”, contó el turoperador.

¿Qué medida se podrían tomar para impulsar el “turismo negro”?

Para Larios, de Tierra Tours, otros sitios donde se hace “turismo negro” son cárceles donde se aplicaban torturas, como la famosa prisión “La 21”, en León, que hoy es el Museo de Mitos y Leyendas; o la Fortaleza de El Coyotepe, en Masaya.

La encuesta “Impacto de las Tour Operadoras en el Desarrollo del Turismo de Nicaragua”, presentada recientemente por la Universidad Americana (UAM) y la Cámara Nacional de Turismo de Nicaragua (Canatur), reveló que el 41% de las turoperadoras se definen como especialistas en turismo cultural; el 40%, en turismo de aventura; y que entre los segmentos novedosos aparece el “turismo negro, el cual principalmente se vende a turistas centroamericanos y nacionales, y consiste en visitar sitios que tengan historias paranormales o que estén asociados a historias fantasmales”.

El informe de ese estudio, sin embargo, no determinó qué porcentaje de turoperadoras se dedica al “turismo negro”.

A Claudia Aguirre, presidenta de la Asociación Nicaragüense de Turismo Receptivo (Antur), le llamó la atención la mención que tuvo el “turismo negro” dentro de ese estudio. Para Aguirre, “es un término relativamente novedoso que algunos turoperadores están aprovechando”.

Aseveró que turoperadores que ofrecen visitas a lugares donde ocurrieron tragedias y existen historias fantasmales. “Estos turoperadores, de manera natural, muy empírica, han encontrado esa innovación del producto turístico, como algo nuevo”, destacó.

Antonio Armas, expresidente de Antur y gerente general de la turoperadora Nicatrama, dice que el “turismo negro” es una tendencia internacional. En México, por ejemplo, según algunos sitios web, el turismo tradicional ha descendido y se ha posicionado mejor el “turismo negro”, relacionado con sitios donde prevalece la “narcocultura” y la violencia.

Aunque aclaró que no es su especialidad como empresario turístico, Armas recordó que ha habido iniciativas en el país de remozar cementerios y tumbas de personajes históricos del país, lo que para él entra dentro de esa clasificación. “Hay mucho potencial para ese tipo de turismo”, indicó.

Rodeados de tragedias.

Según David Larios, el “turismo negro” atrae más a viajeros internacionales de mediana a mayor edad. “Son personas que se interesan más por la historia”, comenta.

Para ese experto en turismo, Nicaragua tiene mucho potencial en esa área del turismo, porque “desafortunadamente estamos rodeados de historias de ese tipo en casi todas las ciudades coloniales, de guerras civiles, protestas que terminaron con muertes de estudiantes, incendios de ciudades y todos esos hechos históricos que se relacionan con duelos”.

El turismo se está convirtiendo en uno de los principales pilares de la economía de Nicaragua. Según un informe del Banco Central de Nicaragua, la llegada de turistas extranjeros generó US$642 millones en 2016 y US$746 millones en 2017.

¿Qué medida se podrían tomar para impulsar el “turismo negro”? El gerente de operaciones de Tierra Tours opina que el Gobierno tiene que invertir en la preservación de los sitios históricos que ya se explotan como destinos turísticos y descubrir y promover otros lugares con potencial para hacer “turismo negro”.