•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En el primer año de gobierno de Donald Trump ha habido mucho crecimiento económico, pero Trump lidera en el sentido negativo todas las estadísticas de popularidad, dijo ayer Juan de Dios Sánchez Roselly, del Banco Santander, quien fue el expositor de la conferencia Tendencias Económicas Mundiales: “2018. Año 1 de la era Trump: logros y fracasos en el plano económico”.

Sánchez Roselly afirmó que el voto de aprobación de parte de los mercados para Trump ha sido diferente. Todos los 12 meses del primer año de Trump los mercados bursátiles subieron. No hubo ningún mes en el cual hubiese retroceso en la Bolsa de Valores americana, explicó el experto del Banco Santander.

A la vez dijo que no ha habido ningún día en la que los analistas del mercado se tuvieran que despertar con la sensación de que el mercado iba a tener una baja importante. La concurrencia que asistió al evento ayer en Managua.

Inflación, un riesgo

El experto comentó que la inflación estadounidense a la fecha se ha estabilizado  y “está en la temperatura correcta”, sin embargo, ese “equilibrio se puede desequilibrar” con las políticas de Trump por lo que “podemos irnos a un entorno más inflacionista”.

Ese crecimiento, dijo, se debería a que las políticas de Trump empujan el crecimiento, en un momento donde la economía está llegando al pleno empleo y “cualquier crecimiento adicional va a tener consecuencias negativas y la Reserva Federal se va a asustar”.

Los nubarrones

Sánchez habló de tres nubarrones en la economía estadounidense para 2019, entre ellas, la inflación, déficit y políticas expansivas de los bancos centrales. Según el experto, a pesar de que todo esto hay que tener cuidado con lo efectos secundarios de las políticas de Trump.

“La tendencia de inflación es creciente, estamos al 4.1% de desempleo, es la lectura más baja de las últimas décadas, a medida que nos acercamos al nivel de pleno empleo empieza a subir el crecimiento de la inflación”, agregó el especialista. 

Empleos

Trump prometió crear 25 millones de puestos de trabajo, asegurando que iba a pasar a la historia por ser el mandatario que más empleos crearía, pero es una promesa más política que económica, según Juan de Dios Sánchez Roselly.El experto comentó que la inflación estadounidense a la fecha se ha estabilizado  y “está en la temperatura correcta”

“Ha empezado bien, pero quizás no al ritmo necesario para llegar a ese nivel de 25 millones, a los que es muy complicado llegar. Ha sido una media de 171,000 puestos de trabajos nuevos, creados cada mes. Está muy bien, pero está por debajo de los números, por ejemplo, de creación de empleos durante el mandato de Obama”.

Asimismo, dijo que Trump tiene más complicado que Obama crear nuevos empleos en este momento, porque la situación está más cercana de llegar al pleno empleo y hay mucho menos capacidad de hacer crecer la economía. “Realmente, a nosotros los economistas no nos salen los números de cómo llegar a los 25 millones de puestos de trabajo”, expresó.

Trump hizo la promesa de hacer crecer económicamente el país por encima del 3%. Lo ha conseguido durante el segundo y el tercer trimestre del 2017, pero bajó a 2.6% en el cuarto trimestre del año. “Pero es por factores técnicos, con el sector exterior e inventarios. El consumo estuvo en 3.8%. La tendencia es muy positiva. Se espera un crecimiento económico por encima del 3% para el primer trimestre del 2018, y ahí parece que sí están de momento cumpliéndose  los números”. 

Juan de Dios Sánchez Roselly destacó el optimismo de los agentes económicos en Estados Unidos.

La gente tiene una opinión desfavorable sobre Trump, pero los CEO de las empresas estadounidenses poseen una opinión positiva del gobernante, con una tendencia creciente. “Un 60% tenía una visión optimista a principios de 2017 y ese porcentaje ha ido creciendo hasta un 80%” (refiriéndose a los CEO), afirmó.

El experto del Banco Santander dijo que más de un 50% de las familias también perciben en la actualidad que están mejor que hace un año. A principios de 2017, afirmó, había familias que todavía resentían el impacto de la crisis financiera y solamente un 20% a 30% tenía esa visión positiva  sobre la evolución económica.

Bolaños cree que Trump no revisará el Cafta

El expresidente de la República, Enrique Bolaños Geyer (2002-2007), consideró ayer, que en el contexto político nicaragüense, no cree que la administración del presidente Trump realice una eventual revisión al tratado de Libre comercio entre Centroamérica, República Dominicana y Estados Unidos (DR-Cafta).Enrique Bolaños, expresidente de Nicaragua. Foto: Oscar Sánchez/END.

“Yo creo que  no lo va a tocar, porque a pesar que el Frente Sandinista votó en contra del Cafta, el día que se aprobó, sabíamos nosotros que era medida muy saludable para el país en lo económico, lo logramos pasar y creo que le ha traído buen resultado a Nicaragua. Hoy temblamos y sufrimos si dicen que lo van a cancelar, esperemos que no se cancele”, expresó Bolaños.

No obstante, añadió que habrá que estar atentos a lo que en el futuro pueda pasar con la economía estadounidense por tratarse ese país del principal socio comercial de Nicaragua.

Sanción a Rivas no es contra el país

A juicio del expresidente de la República, Enrique Bolaños Geyer (2002-2007), la sanción que el gobierno estadounidense impuso a Roberto Rivas Reyes, presidente del Consejo Supremo Electoral (CSE), fue para mandar un mensaje contra una persona en particular y no contra el país.

“Bueno, eso (la sanción) fue para mandar un mensaje, pero no es contra el país, es contra una persona”, dijo Bolaños.

El 21 de diciembre del año pasado, el gobierno estadounidense incluyó a Rivas Reyes en una lista de 13 personas sancionadas a nivel mundial bajo la Ley Global Magnitsky. 

En esa ocasión, el Departamento de Estado de Estados Unidos, explicó que las sanciones se deben a “la prevalencia y severidad de los abusos de derechos humanos y la corrupción” que han cometido las personas que forman parte de la lista.

En ese sentido, Bolaños reiteró que la sanción “es contra una persona que los viola (los derechos humanos)”,  y que tal vez a futuro una medida similar podría tomarse contra otras personas ligadas al gobernante Frente Sandinista.

No ve opositores

De igual manera, el exmandatario mencionó que la situación actual de la oposición al gobernante Frente Sandinista es muy débil. “Le falta liderazgo, necesitan un poquito de todo, no hay figuras que salgan con dinamismo y que puedan pesar”.

El expresidente Bolaños brindó estas declaraciones luego de finalizar la conferencia “Tendencias Económicas Mundiales 2018: año 1 de la era Trump”, la cual fue impartida por Juan de Dios Sánchez Roselli, director de inversiones del Santander Private Banking International.

Dicho evento fue organizado por la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico (Funides), la Bolsa de Valores de Nicaragua y el banco Santander.