•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) ganó ayer un 1.76% y cerró en US$62,77 el barril, Ben respuesta a la inesperada caída de las reservas de crudo en Estados Unidos la semana pasada.

Al final de las operaciones a viva voz en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos futuros del WTI para entrega en abril subieron US$1.09,  con respecto al cierre anterior.

La cotización del petróleo repuntó después de conocerse los datos del Departamento de Energía, que dieron cuenta de un descenso de 1.6 millones de barriles de las reservas de petróleo de Estados Unidos, las cuales cerraron en 420.5 millones la semana pasada.

Pese a que el Departamento de Energía apuntó que las reservas se mantienen dentro del rango medio histórico para esta época del año, el resultado se apartó de la previsión de los analistas, que apostaban por un alza de 1.9 millones de barriles.

Este miércoles, el WTI, el petróleo de referencia para el mercado de Estados Unidos, había bajado un 0.18% tras una jornada en la que subió la cotización del dólar y con expectación por la información oficial sobre el inventario estadounidense.

Por su parte, los contratos de gasolina para entrega en marzo terminaron sin variación en US$1.76 el galón, mientras que los de gas natural con vencimiento en el mismo mes cedieron tres centavos hasta US$2.63 por cada mil pies cúbicos. 

El Brent a US$66.36 

Mientras en el Reino Unido, el barril de petróleo Brent para entrega en abril, cerró ayer en el mercado de futuros de Londres en US$66.36, un 1.56% más que al cierre de la sesión anterior.

El crudo del mar del Norte, de referencia en Europa, terminó la jornada en el International Exchange Futures con un incremento de US$1,02, respecto a la última negociación, cuando acabó en US$65.34.

El precio del Brent repuntó tras conocerse que las reservas de petróleo de Estados Unidos descendieron la semana pasada en 1.6 millones de barriles, hasta alcanzar los 420.5 millones.

Las reservas de combustibles destilados, como el diésel y el gasóleo de calefacción, descendieron en 2.4 millones de barriles, mientras que los inventarios de gasolina para automoción quedaron prácticamente al mismo nivel.