•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Superintendencia de Bancos de Panamá (SBP) aprobó un acuerdo que incorpora las recomendaciones del Comité de Supervisión Bancaria de Basilea III, respecto a la gestión del riesgo de liquidez y el Ratio de Cobertura de Liquidez (LCR, por sus siglas en inglés), que entrarán en vigor el 1 de julio de 2018.        

Hasta entonces los bancos e instituciones, bajo regulación de la Superintendencia panameña, tendrán tiempo para adecuarse y poder cumplir con los reportes correspondientes al cálculo del Ratio de Cobertura de Liquidez, señaló ayer el organismo.        

El ente regulador explicó que el Ratio de Cobertura de Liquidez a corto plazo garantiza que los bancos tengan un fondo adecuado de activos líquidos de alta calidad y libres de cargas, que puedan convertirse fácil e inmediatamente en efectivo en los mercados a fin de cubrir sus necesidades en un escenario de problemas de liquidez de treinta días.

Las disposiciones incluidas en el acuerdo aprobado por la Superintendencia se aplicarán a los bancos oficiales, de licencia general y de licencia internacional supervisados por el ente.       

“El acuerdo establece los principios generales de la gestión de riesgo de liquidez, a fin de garantizar que los bancos se encuentren en condiciones de hacer frente a las obligaciones de liquidez intradía. Igualmente se indican los factores específicos que deben observar los bancos para identificar, medir, controlar y mitigar el riesgo de liquidez”, precisó la Superintendencia.

Por otro lado, se delimitan las responsabilidades de la junta directiva y de la gerencia superior, promoviendo la efectiva comunicación de la estrategia a toda la organización del banco y las medidas de control interno que hagan efectiva dicha estrategia, añadió. 

“En el marco de la prevención del riesgo de liquidez, esta regulación, además, contempla la diversificación de fuentes de financiación disponibles a corto, mediano y largo plazo, los cuales guardarán relación con los procesos de planificación presupuestaria del negocio”, de acuerdo a la información oficial.        

De igual forma, indicó la Superintendencia, se introduce lo relativo a las pruebas de tensión y sus escenarios, para analizar su impacto sobre la posición de liquidez, tanto del grupo bancario consolidado como de las distintas entidades y líneas de negocio que lo conforman.