•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Más allá del chequeo oportuno de tu vehículo, debés saber que los lubricantes son uno de los principales aliados para mantenerlos en perfecto estado, porque según el mecánico automotriz Edgard Tenorio, son los que “alargan la vida de las piezas del motor y se diferencian de los aceites por los aditivos, que son de más alta calidad y a la hora del calentamiento no pierden la densidad de los componentes”.

Si aún no estás claro de qué rol juegan los lubricantes, el experto comparte que la función primordial de estos es “mantener las piezas lubricadas porque forman una película entre ellas para que no se peguen entre sí y no se desgasten, por eso es que se dice que alargan la vida”.

Tenorio señala que los lubricantes se utilizan según el combustible del vehículo. Para los que usan diésel, los aditivos son mayores. Para los automóviles de gasolina son más livianos, también añade que los lubricantes para motor y para caja de cambios son totalmente diferentes.

Te compartimos tres razones importantes que brinda el sitio Cronaser para que nunca olvidés lubricar el motor de tu vehículo.

1 Los lubricantes industriales para motores generan una película fina en las paredes interiores del motor, que hacen que las piezas no se deformen y funcionen todas con normalidad. De lo contrario, su propio movimiento comenzaría a generar ruidos espantosos que darían muestras del daño que sufre. Cuando el motor gripa, quiere decir que queda complemente inútil.

2 Evitar la acumulación del calor: las piezas que integran el motor se encadenan y mueven entre sí a alta velocidad. El riesgo de no contar con una buena lubricación de motores es tal, que podría conllevar la soldadura de las piezas entre sí, destrozándolo e inhabilitándolo irreversiblemente.

3 Acumulación de impurezas: por un lado, la combustión y, por otro, el desgaste mecánico, van soltando elementos que nada contribuyen al buen funcionamiento de los motores. En este sentido, los lubricantes actúan como el cosechador perfecto para atraer residuos que, de quedar sueltos, perjudicarían su óptima puesta en marcha.

Funciones de los lubricantes 

Facilitar el arranque en frío del motor

La mayor parte del desgaste en el motor de un vehículo sucede al momento de arranque por falta de lubricación o por una lubricación incompleta de todas las piezas del motor. El aceite del motor debe tener una viscosidad lo suficientemente baja para que pueda fluir con libertad a las piezas del motor necesario y mantener una viscosidad que permita proporcionar una adecuada lubricación al motor en movimiento.

Lubricar y prevenir el desgaste

Una vez el motor está en movimiento y el lubricante del motor circula efectivamente por los conductos, las funciones del lubricante del motor continúan protegiendo las piezas del motor para prevenir el contacto metal-con-metal, que puede resultar en el desgaste del motor.

Una lubricación eficaz se logra cuando las piezas en movimiento del motor son separadas completamente por una película. Entre las funciones del aceite del motor está reducir la fricción entre las piezas. Para esto es necesario que el lubricante mantenga una viscosidad óptima, teniendo en cuenta que en la medida que trabaja el motor el lubricante se contamina, lo que incrementa su viscosidad.

Proteger el motor contra herrumbre y corrosión

Un buen lubricante de motor recubre las piezas del motor con una película química que las aísla de agua como un escudo protector a los metales. Así se evita el contacto del metal con el agua y queda el motor protegido de los hongos de humedad, herrumbre y corrosión de las piezas.

Mantener el motor limpio

Un buen aceite de motor cumple la función de escoba en el motor, pues arrastra al cárter partículas de hollín carbón y residuos de la combustión. Esta suciedad se mantiene en la mezcla de aceite del motor y es eliminada en el cambio de aceite.