•   Ginebra  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) anunció ayer que tiene por objetivo para el 2025 transportar a 1,000 millones de pasajeros en vuelos propulsados por combustible de aviación sostenible (SAF, en inglés).

En un comunicado, esa asociación explicó que se marcó este nuevo propósito coincidiendo con el décimo aniversario del primer vuelo con mezcla de combustible tradicional y combustible de aviación sostenible.

El vuelo, que hizo la ruta de Londres a Ámsterdam el 24 de febrero de 2008, utilizó el SAF en uno de sus motores.

Reducción de emisiones

Según la IATA, un vuelo propulsado exclusivamente por biocombustibles puede reducir las emisiones de carbono hasta en un 80%.

“El impulso de los combustibles de aviación sostenibles es imparable”, dijo el consejero delegado de la IATA, Alexandre de Juniac, quien recordó que se ha pasado de un vuelo en 2008 a 100,000 propulsados por esta mezcla de combustibles en 2017.

“Esperamos que en 2020 la cifra alcance un millón” de trayectos, añadió.

De Juniac reconoció que el camino hacia los 1,000 millones de pasajeros en 2025 “no será fácil” y destacó la necesidad de que los gobiernos “establezcan un marco que incentive la producción de SAF y que haga tan atractiva su producción como la de los biocombustibles para automóviles”.

Compromiso

Según la IATA, la extensión del SAF en un futuro “está marcada por el compromiso de la industria de aerolíneas con lograr un crecimiento neutro en carbono a partir de 2020 y con reducir las emisiones netas de carbono en un 50% con respecto a 2005”.

La asociación aseguró que varias compañías han realizado importantes inversiones en este combustible y que aeropuertos como los de Oslo, Estocolmo, Brisbane o Los Ángeles ya han introducido el SAF en el suministro general.

Para alcanzar el objetivo de los 1,000 millones de pasajeros en 2025, la IATA propone hacer que los SAF sean tan competitivos como los biocombustibles en la industria automotriz; facilitar préstamos y subvenciones para instalaciones de producción; financiar plantas de demostración de SAF y el desarrollo de la cadena de suministro.