•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Una nueva variedad de arroz denominada ANAR 2018 FL fue liberada la semana pasada en la estación experimental Santa Margarita, localizada en la comarca Malacatoya, en Granada, por la Asociación Nicaragüense de Arroceros (ANAR) con el apoyo del Fondo Latinoamericano para el Arroz de Riego (FLAR). 

Esta variedad es de alto rendimiento, que bajo las condiciones agroclimáticas idóneas y con el manejo  agronómico sugerido ha demostrado tener un potencial de rendimiento de 120 quintales de arroz granza seca y limpia por manzana, significando un 20% de superioridad con respecto a los rendimientos promedios nacionales.​

ANAR 2018 FL llegó a Nicaragua en el invierno de 2012 facilitado por el FLAR en el contexto de los programas de investigación y desarrollo para proveer a los productores de un material con alto potencial de rendimiento, que les permita obtener una mejor posición competitiva frente a la globalización del mercado del arroz. Noel Parrilla, de ANAR, explicó que desde su llegada ha estado bajo pruebas iniciales, preliminares y avanzadas de rendimiento.

“Es una planta de porte medio, tallos gruesos y flexibles, lo que la hace resistente al vuelco, presenta una panícula totalmente emergida y es tolerante al retraso de cosecha. Esto del retraso de cosecha se refiere a aquellos materiales que una vez que han alcanzado su ciclo de madurez pueden ser cosechados mucho tiempo después y conservando la calidad industrial del arroz. Además tiene una alta resistencia al virus de hoja blanca, al insecto Sogata, a la pyricularia y al manchado del grano”, manifestó Parrilla.

Calidad 

La variedad presenta resultados satisfactorios en su calidad molinera con un promedio del 66.5% en un rendimiento oro y un 55% de rendimiento entero, para una relación entero/quebrado de 85/15. Otro factor importante es la calidad culinaria, ya que posee un 27% de amilosa, obteniendo como resultado un arroz con gran soltura en la cocción y se mantiene suave incluso cuando se enfría.     

Ulises Espinoza, presidente de ANAR, apuntó que actualmente tienen sembradas varias manzanas de tierra con este producto en sus cuatro estaciones experimentales, ubicadas en Malacatoya, Sébaco y Boaco, aunque reconoció que hay productores que ya están utilizando esta variedad.  La idea es que más productores  vayan sumándose. 

Michael Healy, presidente de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic), indicó que el país actualmente produce el 72% de lo que se consume a nivel nacional y el consumo per cápita anual es de 120 libras de este grano. “La actividad arrocera aporta al PIB agrícola del país un 13.3% y genera al Fisco anualmente C$14.8 millones en concepto de IR Definitivo, además que provee sustento a unas 600,000 familias nicaragüenses que dependen de la actividad productiva arrocera”, dijo Healy.