•  |
  •  |
  • END

Los precios del petróleo se recuperaron en parte este martes en Nueva York, luego de una fuerte caída el lunes, sostenidos por la recuperación de Wall Street, que dio un poco de optimismo a los inversores sobre la demanda mundial de crudo, mientras que permaneció estable en Londres.

En el New York Mercantile Exchange (Nymex), el barril de West Texas Intermediate (designación del “light sweet crude” negociado en EU) para entrega en mayo terminó en 46.51 dólares, en alza de 63 centavos en relación al cierre del lunes. En el InterContinental Exchange de Londres, el barril de Brent del Mar del Norte para entrega en junio perdió 4 centavos, a 49.82 dólares.

Luego de caer 4.45 dólares el lunes, casi 9%, el crudo tuvo una sesión muy volátil, bajando a un piso de 43.83 dólares, nivel que no registraba desde hace un mes.

“Una vez más, los precios siguen la tendencia marcada por los mercados bursátiles”, observó Phil Flynn, de Alaron Trading. “Puede haber ventas porque el mercado espera una nueva alza de los stocks (de productos petroleros en Estados Unidos, ndlr), pero finalmente, es la Bolsa la que da la dirección”.

Luego de caer el lunes y abrir en rojo este martes, Wall Street, evolucionaba netamente al alza al aproximarse al fin de la jornada. “Cuando la Bolsa baja, eso indica que la demanda continuará bajando, mientras que cuando sube, los inversores anticipan una recuperación de la demanda”, explicó Phil Flynn.

Aumento en reservas de crudo

La bolsa “es realmente lo que el mercado petrolero sigue en estos días”, concordó Andy Lipow, de Lipow Oil Associates, subrayando que no hubo “muchas noticias” específicas sobre el crudo. “Pero la próxima noticia importante, será el informe sobre los stocks”, agregó.

El departamento de Energía estadounidense debe publicar el miércoles a las 14H30 GMT sus datos semanales de stocks petroleros en Estados Unidos.

Los analistas interrogados por Dow Jones Newswires anticipan un nuevo aumento de las reservas de crudo, de 2.5 millones de barriles. Por el contrario prevén una leve baja de los stocks de gasolina y destilados, que habrían perdido cada uno cerca de 900.000 barriles.

Si esas previsiones se confirman, las reservas de crudo, ya en su nivel más alto desde septiembre de 1990, habrían aumentado por sexta semana consecutiva.