•   Paraguay  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El centro de Asunción (Paraguay) se convirtió ayer en una escuela de finanzas para los ciudadanos, con más de 20 expositores de bancos, financieras y aseguradoras, como acto final de la campaña Más vale Saber, impulsada por la Estrategia Nacional de Inclusión Financiera (ENIF). 

Lejos de recurrir a fórmulas complejas y conceptos complicados, la economía personal y familiar se explicó con juegos y actividades muy sencillas. 

La propuesta de la Financiera Río y los supermercados Ysyry consistía en entregar una lista con ocho productos de consumo habitual, como leche, galletas o detergente, y un monto de 200,000 guaraníes (o US$36) para gastar en este simulacro. 

“Una cosa tan simple se vuelve muy complicada a la hora de aterrizar. Nosotros estamos dando una lista simulada, pero la realidad es que uno va al supermercado y quiere comprar muchísimo más y a veces no hace una lista...”, comentó a Efe la responsable del estand de Financiera Río, Elise Gómez. 

Los asistentes, con calculadora en mano, se afanaron por cuadrar el presupuesto sin olvidarse de ninguno de los artículos que aparecían en el papel y se dieron cuenta de que esa actividad cotidiana no resultaba tan fácil. 

Además de los juegos, también se ofrecía información y charlas sobre asesoría financiera, tecnología y finanzas o seguros, que no son obligatorios en Paraguay. 

Una de las personas que paseaba entre los expositores, Mabel, comentó que había descubierto “cosas interesantes sobre la Bolsa de Valores en Paraguay”, cuya existencia desconocía.

Cuentos para niños

Aunque estos puestos tenían su público, sobre todo adulto, los más pequeños preferían las actividades lúdicas.     

Los menores eran los principales destinatarios de la campaña Más vale Saber, para que se conciencien desde el colegio sobre la importancia de mantener sus finanzas en orden. 

Algunos se sentaron a escuchar los cuentos del Banco Central del Paraguay (BCP), que con títulos como “Buenas ideas para niños acerca del dinero” o “El hábito beneficia a la familia” pretendían inculcar la costumbre del ahorro. 

Otros prefirieron entretenerse en pintar sus huchas de cerdito para guardar las monedas y no gastarlas antes de alcanzar sus objetivos. 

El establecimiento de metas, ya sea ahorrar para un viaje, para la universidad o para comprar una cámara de fotos, es otra de las recomendaciones de esta campaña para convertir el ahorro en costumbre sin que suponga una carga.

“Ahorrar no implica privarse de todo y no gastar, sino cumplir sueños planificándolos en el tiempo, sabiendo cuánto va a costar y cuánto va a llevar conseguirlo... Hay que ir tomando decisiones y llevarlas a la práctica de forma consistente en el tiempo”, explicó a Efe la directora de la organización Superarte, Adriana Bock.

Además señaló que el ahorro no es solo cosa de los que más ingresan, porque “a medida que vamos ganando más, nuestras expectativas de gasto también se van modificando”, por lo que invitó a “establecer el ahorro como una obligación más y darle ese nivel de prioridad”. 

Los métodos de ahorro a largo plazo empiezan a preocupar a los paraguayos, que comienzan a desterrar de su cabeza la idea de que el lugar más seguro para el dinero es el colchón. 

Así lo percibió durante esta jornada la encargada del área de Negocio Responsable de BBVA Paraguay, Lara Abreu, que aseguró a Efe que las personas que se acercaron al estand del banco se interesaron por “los ahorros programados o productos para el ahorro”.