•  |
  •  |
  • AFP

El Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo y otros entes multilaterales ampliarán hasta 90.000 millones de dólares los recursos que pondrán a disposición de los países de América Latina para los próximos dos años, según informaron en un comunicado conjunto. El Banco Mundial (BM) aportará 35.600 millones, el Interamericano de Desarrollo (BID) 29.500 millones y la Corporación Andina de Fomento (CAF) 20.000 millones, indicó el comunicado.

Adicionalmente, el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) pondrá a disposición 4.200 millones y el Banco de Desarrollo del Caribe (BDC) otros 500 millones de dólares. Los organismos multilaterales hacen esfuerzos por aumentar su capital para poder otorgar más préstamos en medio de la grave crisis financiera mundial que ha disminuido las fuentes de crédito.

Este anuncio se produce en momentos en que analistas manifiestan su preocupación de que los organismos multilaterales no puedan satisfacer las enormes necesidades de financiamiento de Latinoamérica, que podrían alcanzar los 250.000 millones de dólares este año de forma global, como el caso del Banco Mundial, el cual manifestó que América Latina se encamina hacia una recesión este año, y su recuperación en 2010 dependerá de cómo se comporte la economía en los países más avanzados y China. "Latinoamérica va a poder evitar una crisis financiera interna, pero lo que no se evitará, como en ninguna otra parte del mundo, es una fuerte recesión", manifestó Augusto de la Torre, jefe del Banco Mundial para la región.

Contracción económica del 1,5% del PIB en 2009
Por su parte, el Fondo Monetario Internacional, FMI, expresó que la región experimentará una contracción económica del 1,5% del PIB en 2009, y sólo empezará a recuperarse modestamente en 2010 (+1,6%), según un nuevo informe de previsiones divulgado hoy. El Fondo volvió a rebajar sus expectativas por tercera vez en lo que va de año, no sólo para América Latina, sino para la economía mundial, que caerá un 1,3% (1,9% de crecimiento en 2010).

Estos países están capeando el huracán financiero mundial mejor que en anteriores crisis, señala el Fondo, pero las perspectivas siguen siendo sombrías. "Los riesgos de esta predicción apuntan claramente hacia peor. El principal peligro es que la prolongación de la contracción de crédito en las economías avanzadas conduzca a un freno prolongado del flujo de capital" en toda la región, explican los expertos del FMI. "Eso llevaría a un ajuste interno aun mayor", advierten.

Chile: "la estrella" de América Latina
El rango de proyecciones que el BM maneja para Latinoamérica es una contracción entre 0,5% y 1,5%. Para 2010 de la Torre no quiso dar una estimación. "Las perspectivas dependerán de cómo se resuelve la crisis en el centro (países ricos)", aventuró. A pesar de todo, la región está navegando la tempestad con mejores instrumentos que en el pasado, precisó de la Torre, siguiendo el razonamiento del FMI.

Además, la región varía ampliamente por subzonas y países, recordó. Chile, por ejemplo, es "la estrella" de America Latina en cuanto a manejo fiscal prudente, con fondos suficientes, aprovechando el buen comportamiento de las materias primas en el pasado, para paquetes de estimulo fiscal, dijo el economista del BM.

El 95% de la población latinoamericana vive en países donde la exportación de materias primas tiene un gran impacto en los ingresos públicos, señaló. En otros países mas integrados en la economía mundial, como México, la situación es compleja. "Los latinoamericanos no tenemos a quien exportar, porque no tenemos quien nos compre", explicó de la Torre, en referencia a los productos industriales.

Al mismo tiempo, América Latina "será una de las regiones que más rápidamente rebote, si hay recuperación en el centro", argumentó. Si esa recuperación se alarga, hasta 4 millones de latinoamericanos podrían volver a caer en la pobreza en 2009, advirtió, además de otros dos millones que presumiblemente habrían podido salir de la pobreza sin crisis.

Proyecciones del FMI
En enero, el FMI preveía aún que América Latina iba a crecer un 1,1% este año. En pocos meses la situación se ha degradado de forma notable. La prolongada sequía del crédito internacional ya ha empezado a pasar factura a algunos países de la región, como México y Colombia, que pidieron acogerse en las últimas semanas a una nueva línea de crédito del FMI más ventajosa, especialmente creada para países con sólidas políticas macroeconómicas. Otros, como Costa Rica y El Salvador, han pedido de forma cautelar acogerse a los préstamos denominados "stand by", más onerosos.

México, el país más dependiente de Estados Unidos en la región, ha tenido además que utilizar una línea de intercambio ("swap") de divisas con la Reserva Federal estadounidense esta semana, por un monto inicial de 4.000 millones de dólares. México sufrirá una contracción este año del 3,7% y Brasil un 1,3%, predice el FMI. Argentina se contraerá un 1,5%, y Venezuela un 2,2%. Solamente Perú crecerá un 3,5%, Uruguay un 1,3% y Chile apenas un 0,1%.

El promedio de inflación, por otro lado, se reducirá del 8% al 6,5% en toda la región. Pero la demanda interna se reducirá fuertemente, un 2,25%. "Si el precio de las materias primas sigue cayendo, ello tendrá un efecto nocivo en las exportaciones y el crecimiento en la mayoría de países de la región", explica el texto.

De nuevo, los países con una política económica menos rigurosa, como Venezuela o Ecuador, son los que sufrirán más las consecuencias de una mayor degradación de la economía mundial. Los paquetes de estímulo económico que han decretado países en la región tienen un límite, advierte el Fondo.

Por todo ello, "a medida que los bancos e inversores internacionales reducen su margen de peligro en la región, la importancia relativa del financiamiento interno se incrementará", explica el Fondo. "Para evitar un crack total del crédito, será importante mantener condiciones de financiación estables y facilitar el flujo de crédito", como han hecho los países desarrollados, explica el FMI.