•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Una revisión a la definición y clasificación de las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes) están solicitando los miembros de la Gremial Nacional del Pan al Gobierno de Nicaragua, con el objetivo de armonizar lo que dice la Ley  de Promoción, Fomento y Desarrollo de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa (Ley 645) con lo estipulado por el Ministerio del Trabajo (Mitrab). 

Representantes de los panificadores manifestaron que la categorización no está clara. “La Ley 645 dice que la pequeña empresa es la que tiene hasta 31 trabajadores, pero viene el Ministerio del Trabajo y dice que la pequeña empresa llega hasta 20 trabajadores, después de 20 somos mediana empresa. Queremos que se formalice la Ley 645”, expresó el directivo Miguel Duarte.

Según Duarte, lo determinado por el Mitrab tiene un impacto negativo para los panificadores en el pago de salarios e impuestos a las entidades correspondientes, como el Dirección General de Ingreso (DGI). “Significa que cambia el modo de pago y las retenciones de las instituciones, porque pasaríamos de industria menor a industria de manufactura. No estaríamos promoviendo el crecimiento, sino castigando el crecimiento”. La diferencia del salario mínimo entre ambas industrias es de unos C$1,000 por trabajador, señaló. 

Precio

Además solicitan al Ejecutivo un ajuste en el precio del pan popular, cuyo monto no ha variado desde el año 2014, pese a que el costo de operaciones sí ha aumentado. La idea es que la libra de pan se sitúe en C$21 y no en C$18 o C$19. 

El también directivo de la organización, Amílcar Mairena, aseguró que muchos talleres han tenido incluso que cerrar porque no han logrado mantenerse a flote. “En mi empresa, por ejemplo, hemos tenido que despedir a 20 personas y eso es bastante. Los esfuerzos  para crear empleos se van reduciendo en la medida en que el precio (del pan) es más bajo”, dijo.    

En la Gremial están aglutinados unos 800 talleres de panaderías distribuidas a nivel nacional. El sector genera dos empleos directos por cada quintal de harina y tres empleos indirectos.