Ervin Sánchez
  •  |
  •  |
  • END

A partir de enero del próximo año, Nicaragua podría estar intercambiando mercancías con las naciones miembros del ALBA con un nuevo sistema de comercio, firmado recientemente por los presidentes Venezuela, Bolivia, Cuba, Nicaragua, Dominica y Honduras y posiblemente Ecuador y Paraguay y por medio del cual se calcularán los precios de los productos y sus volúmenes por una nueva unidad de cuentas, el sucre.

Según el presidente del Banco Central de Nicaragua, Antenor Rosales, se comenzó a trabajar en este nuevo sistema desde que la iniciativa fue firmada por los presidentes y ahora tendrá que irse cumpliendo un cronograma de actividades hasta que el nuevo sistema de intercambio comercial esté listo.

Recientemente, el Presidente de Venezuela, Hugo Chávez Frías, dijo que el próximo 1 de enero comenzará a funcionar el “sucre”, que es un sistema monetario de compensación comercial planteado por los países del ALBA, por medio del cual se plantea una alternativa para comerciar entre las naciones miembros del grupo, sin tener que usar divisas como el dólar o el euro.

Los seis países latinoamericanos, a los que posiblemente se junten Ecuador y Paraguay, deberán tener listo para septiembre próximo iniciar algunos proyectos pilotos de intercambio con esa moneda virtual, que luego será compensada con equivalencias y es en cierta medida similar al peso centroamericano.

La creación del “sucre” fue planteada formalmente en una cita presidencial del ALBA el pasado 26 de noviembre en Caracas, convocada para analizar el impacto de la crisis financiera mundial sobre sus miembros, sin embargo, anteriormente, en la Cumbre Iberoamericana de San Salvador, realizada en Octubre del 2008, fue sugerida por el presidente ecuatoriano Rafael Correa.

Todo un sistema

La propuesta de tres puntos plantea contar con un banco de desarrollo para el sur, crear un sistema de reservas internacionales común para América Latina, e iniciar un sistema monetario regional, que podría arrancar con una divisa electrónica para los intercambios comerciales en América Latina.

En sus inicios, el sucre, que será una moneda sin emisión física, una unidad de cuenta común que se utilizará para valorar los intercambios comerciales y financieros entre los países de la región y su valor dependerá de una canasta de monedas de cada uno de los países miembros del ALBA.

Libre convertibilidad seguirá

Rosales dijo que se está trabajando en los mecanismos que conllevarán a la creación de la llamada moneda virtual, electrónica, no física, que insistió en un sistema de compensación en el cual participarán los bancos centrales, pero que no sustituirá para nada el uso de las monedas nacionales, como el córdoba, ni tampoco al dólar que seguirá siendo utilizado en el país y para transacciones internacionales.

Señaló el presidente del Banco Central, que el compromiso del gobierno es tener asegurado, por parte de Nicaragua la libre convertibilidad, que todos los nicaragüenses andemos tranquilos, que nuestros córdobas y dólares seguirán siendo de libre convertibilidad.

Añadió que el sucre es un sistema de compensación, no es una moneda en el sentido estricto, ni sólo una unidad de cuentas, sino que es un sistema más amplio, con un fondo de reservas que funcionará como cámara de compensación para las transacciones comerciales. De acuerdo con Rosales, el proceso de trabajo conducirá a cumplir todo un cronograma para hacer funcionar el sistema.

De hecho, continuaremos trabajando con la Comunidad Internacional, nos mantendremos con nuestro propio régimen cambiario, con lo dispuesto con el Fondo Monetario Internacional, de hecho no viene a suplantar nada, sino a brindar fortaleza a la economía del país por medio de operaciones comerciales a través de un nuevo sistema que ayuda a reducir la vulnerabilidad del córdoba, en relación a otras monedas.

El fondo de reservas operará para reducir las asimetrías que golpean a las economías y además servirá como un colchón contra choques externos.