•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las microfinancieras del país requieren unos US$80 millones para hacerle frente al crecimiento que experimentará este año la cartera de créditos y la clientela de ese sector.

Alfredo Alaniz, director ejecutivo de la Cámara Nicaragüense de Instituciones de Microfinanzas (Asomif), afirmó que las microfinanzas han experimentado una expansión sostenida en los últimos tres años, y que para el presente, 2018, se espera un crecimiento de al menos 15%.

“Tenemos un proceso de expansión, en los últimos tres años, muy dinámico en el sector de las microfinanzas. Y las proyecciones para el 2018 también son de un crecimiento de por lo menos un 15%. Eso significa que vamos a requerir de por lo menos unos US$80 millones adicionales en el año, para cumplir nuestra meta”, afirmó.

Con ese propósito, Asomif realizará una serie de ruedas de negocios este próximo lunes y martes, con 15 acreedores internacionales, en un hotel de Managua.

Alaniz dijo que esas ruedas de negocios se realizarán para “facilitar las relaciones entre la oferta de dinero, por parte de los fondeadores extranjeros, y la demanda de las microfinancieras”.

El director ejecutivo de Asomif dijo que las microfinancieras de mayor tamaño no tienen tanta dificultad para conseguir fondos, pero las medianas y pequeñas sí. 

“Entonces, realmente este evento busca facilitar a las medianas y pequeñas negociar con los acreedores la posibilidad de ampliar o iniciar líneas de créditos, que les permita cumplir con sus planes de expansión”, explicó Alaniz.

Dijo que en la agenda de la llegada de esos inversionistas se contempla una serie de presentaciones previas sobre el estado de la economía de Nicaragua, las estrategias de desarrollo de las microfinanzas, el marco regulador en el país, un estudio sobre el nivel de endeudamiento y el mercado potencial de las microfinanzas, entre otros temas.

Según Asomif, las microfinancieras tienen en la actualidad más de 570,000 clientes, pero quieren superar los 600,000 en este 2018.

Las microfinancieras aglutinadas en Asomif (28) trabajan con alrededor de 60 fondeadores internacionales, de acuerdo con Alaniz.

Indicó que de los 15 que han confirmado su presencia en las ruedas de negocios en Nicaragua, algunos ya son fondeadores tradicionales de algunas microfinancieras del país, pero que buscan cómo ampliar su mercado, en tanto, hay otros que vienen por primera vez a explorar Nicaragua. “Han oído hablar de los buenos resultados y el éxito que han tenido las microfinanzas en Nicaragua, y atraídos por esas noticias están haciendo presencia por primera vez en el país”, expresó el director ejecutivo de Asomif.

Para Alaniz, la presencia de los acreedores internacionales en Nicaragua reafirma que han recuperado su confianza.

Regreso de acreedores

Hace unos 10 años se juntaron dos factores que provocaron, que los fondeadores se alejaran del país y decreciera el sector. Se trató de la crisis económica internacional, de 2008-2009, más el surgimiento del movimiento conocido como No Pago, en el país.

“En esa ocasión hubo mucha preocupación de que la mora de las instituciones (microfinancieras) creciera a causa de ese movimiento, pero realmente solo se expresó en el norte del país y no tuvo ningún efecto en el Pacífico y el Sur. Pero todas esas noticias siempre causan preocupación a los inversionistas. Saber si se les podrá pagar o no. Efectivamente se retiraron y más o menos un 30% de la cartera se redujo. A partir de los años 2012-2013 comenzamos a recuperar la confianza, sobre todo por la aprobación de la Ley de Microfinanzas, porque ya había un órgano regulador y el Gobierno, mediante la aprobación de esa ley se estaba comprometiendo a fortalecer el sector y que vuelvan a ocurrir fenómenos sociales como el movimiento No Pago”, contó Alaniz.

Así, de acuerdo con el director ejecutivo de Asomif, los inversionistas hoy están de regreso y con más fuerza en Nicaragua.

En 2017, la cartera de créditos de las microfinancieras ascendió a US$517 millones, con un crecimiento de aproximadamente 17.5% con respecto a 2016.

60 fondeadores  extranjeros tienen aproximadamente las microfinancieras del país.