•   Panamá  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La vicepresidenta de la Bolsa de Valores de Panamá, Olga Cantillo, dijo a Acan-Efe, que la inclusión de Panamá en el 2014 en la lista del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) de países que presentan deficiencias en la lucha contra el lavado de dinero y la financiación del terrorismo, llevó al gobierno de Juan Carlos Varela a tener que cumplir “de forma apresurada con las exigencias” de ese organismo. 

Afirmó que Panamá “pierde competitividad” como plaza financiera, debido al gran número de pasos que hay que cumplir en la actualidad para abrir una cuenta, en el marco de la lucha antiblanqueo, que son “impuestos” por los países más ricos del mundo.

Prisa

El gobierno anterior (2009-2014) “necesitaba cumplir con exigencias que le estaba poniendo GAFI, que no se cumplieron, por lo que el nuevo gobierno”, el de Varela que arrancó en julio de 2014 “se encuentra con la presión de que es inmediatamente incluido en una lista”, explicó.

“Es por eso que se crea la Ley 23 y sus regulaciones, la cantidad de pasos” que la misma incluye “están perjudicando la competitividad del país”, donde se ha vuelto “tan difícil abrir una cuenta bancaria o una cuenta de inversión”, indicó Cantillo. 

La vicepresidenta de la Bolsa de Valores de Panamá resaltó que desde antes de 2014 el país centroamericano aplicaba una política de prevención y cumplía con “regulaciones adecuadas”. 

“El sector financiero fue el que mejor salió en esa ocasión en la evaluación del GAFI, entonces esas presiones adicionales de exposición a regulaciones extraordinarias (...) es lo que nos ha restado competitividad, muchos de los negocios se han ido de Panamá”, dijo. 

Aclaró que las “imposiciones” vienen “de organismos multilaterales” que “no son reguladores internacionales” y muchos de cuyos miembros “no están ni cumpliendo con sus propias regulaciones”. 

“A nosotros se nos está exigiendo cumplir con imposiciones que algunos de sus propios países no cumplen”, refirió Cantillo, quien este viernes expuso ante la Cámara Panameña de Mercado de Capitales (Capamec) sobre los riesgos y desafíos que enfrenta el sistema financiero. 

La representante de la lonja panameña refirió que el riesgo país, las regulaciones, el proceso electoral, las “listas de todos los colores” en la que ha sido incluido Panamá, son los riesgos que afectan al sector. 

Panamá celebrará en mayo de 2019 elecciones generales, aunque la precampaña ya ha comenzado y calentado el ambiente político.

Cantillo agregó que “las nuevas exigencias” del GAFI, de “reforzar la estrategia” contra el blanqueo de capitales, convertir en delito penal la evasión fiscal, pretender reportar “operaciones sospechosas” de sujetos que Panamá no puede regular porque son transacciones internacionales, son algunas de las “piedras en el camino” que impiden al país despegar.

La evasión fiscal es un delito administrativo en Panamá, aunque el Ejecutivo presentó en enero pasado al Parlamento, un proyecto de ley para convertirlo en delito penal bajo ciertos parámetros.

Esas “imposiciones”, dijo Cantillo, ponen más costos a las empresas y las apartan del objetivo de desarrollar el mercado por estar concentrados en cumplir con ellas”. 

Indicó que la bolsa está “invirtiendo” en mejorar su sistema al adquirir la plataforma Nasdaq para ofrecerse como “hub financiero regional” en Centroamérica, así como con el impulso al gobierno corporativo y la calificación de riesgo obligatoria para las empresas emisoras de valores. 

La idea es tener un sistema de acuerdo a los más altos estándares internacionales, innovador y no estar distraído en cumplir imposiciones, añadió. 

En la cita de este viernes, la Universidad Especializada del Contador Público Autorizado (Unescpa) presentó en alianza con Capamec sendos programas de capacitación en análisis y gestión de riesgo, de prevención del blanqueo de capitales y financiamiento del terrorismo, además de experto profesional en mercados financieros y operaciones bursátiles.