• |
  • |
  • END

América Central presentará este año como región, un leve crecimiento del 1.1 por ciento de su Producto Interno Bruto con relación al año anterior, debido a los efectos negativos de la crisis económica mundial, sobre todo a la recesión que afecta al mercado de Estados Unidos, a la caída de las remesas y del turismo, revela un estudio realizado por el Fondo Monetario Internacional, FMI.

De acuerdo con el estudio, el colapso del crecimiento en las economías desarrolladas, en particular Estados Unidos, hizo caer la demanda de exportaciones, debilitó el turismo y redujo las remesas, rubro que es clave de las economías del “Caribe y Centroamérica”.

El informe divulgado este miércoles por el FMI, fue revisado por tercera vez este año por los economistas del organismo multilateral, llevando las proyecciones hacia la baja en el crecimiento de la economía mundial.

Revela el documento del FMI que la región centroamericana cerrará el 2009 con una subida de los precios de 5.9% frente al 11.2% del pasado año y proyecta una inflación para el 2010 inferior a la del corriente año, probablemente en un 5.5 por ciento.

A la luz de la situación internacional, los mercados financieros nacionales desempeñarán un papel predominante en la financiación interna, aunque no descarta que en algunos países el sector bancario pueda tener problemas, dado el clima externo desfavorable. Algunos países como Costa Rica y El Salvador, ya se han acogido cautelarmente a los préstamos denominados “stand by” del FMI, más onerosos.

Una de las pocas regiones con crecimiento

No obstante, la región centroamericana es una de las pocas con perspectivas de crecimiento en medio de esta crisis mundial, que llevará a una contracción de la economía de 1.3% para este año y a un modesto crecimiento del 1.9% para 2010, según las proyecciones de la institución financiera.

Entretanto la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) calcula que las naciones centroamericanas tendrán un crecimiento económico conjunto de 1.0 por ciento en 2009 como resultado de la crisis financiera mundial, según un estudio presentado ayer.

La Cepal presentó este miércoles en San Salvador, el documento: “Enfrentando la crisis-Istmo centroamericano y República Dominicana”, estudio que indicó que el Producto Interno Bruto (PIB) de la mayoría de los países centroamericanos aumentará entre 1.0 y 1.5 por ciento, aunque la excepción será Costa Rica como el mayor afectado.

Costa Rica tendrá un crecimiento negativo de menos 0.5 por ciento, ya que es la nación que más comercio extrarregional tiene y por lo tanto menos puede recurrir al comercio centroamericano para paliar los efectos de la crisis, mencionó la Cepal. Las exportaciones de Costa Rica bajaron 12 por ciento, mientras las remesas familiares, procedentes principalmente de Estados Unidos, cayeron 7.5% en El Salvador y 5.8% en Guatemala.

Panamá se perfila como el país que más va a crecer con una tasa del 4.5 por ciento, aunque este comportamiento es poco comparado con las tasas de 11.0 por ciento que había experimentado en los últimos años.

También cayeron fuertemente las exportaciones de otros países del Istmo, como Nicaragua y Guatemala.

La región exporta principalmente bienes agrícolas, pero también manufacturas y textiles producidos por el sector de maquila en zonas francas.

Además, fue afectada la recaudación tributaria en algunos países (-7.69% en Guatemala y -4.5% en Costa Rica en el primer trimestre), mientras una ley salarial aprobada el martes en Honduras también amenaza con reducir los ingresos fiscales.

Por la crisis se redujo el envío de remesas familiares a El Salvador, llegando 843 millones de dólares en el primer trimestre, 69 millones menos que en el mismo lapso de 2008. Las remesas, que mantienen a flote la economía dolarizada de este país al aportar el 17% del PIB, son enviadas por unos 2.8 millones de salvadoreños que viven principalmente en Estados Unidos.

Guatemala recibió 916 millones de dólares en remesas, 57 millones menos que en igual período de 2008, según el Banco de Guatemala (central). Se estima que 1.2 millones de guatemaltecos viven en Estados Unidos.