•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El ministro de Turismo de Ecuador, Enrique Ponce de León, considera que el turista puede encontrar en el país a “toda América Latina compactada”, una idea con la que busca reforzar la promoción de la nación andina en sus mercados turísticos tradicionales y que quiere promover también en la lejana Asia.    

“Ecuador es una gran oportunidad, es un lugar que no ha sido todavía conocido ni explorado y creo que el gran plus del Ecuador es que, a través de sus ‘cuatro mundos’, puede brindar la oportunidad al turista de conocer toda América Latina compactada en un solo país y en un territorio pequeño en extensión”, dice.    

Con “cuatro mundos” se refiere a la Amazonía, la zona andina, la costa del Pacífico y el archipiélago de Galápagos, situado a unos mil kilómetros del continente, y Patrimonio Natural de la Humanidad. 

“Lo compacto del país, lo biodiverso es lo que ofrece esta posibilidad de una experiencia única”, subraya en una entrevista con Efe en la que comenta que la promoción turística del país se ha centrado especialmente en Estados Unidos, Alemania e Inglaterra. 

Universal

Una situación que quiere cambiar pues el mercado potencial de Ecuador “no es uno, dos o tres países sino todo el mundo”, asegura el funcionario, que cree necesaria una promoción “inteligente y direccionada” a distintos lugares de Europa, otros de América del Norte y del Sur, e incluso, más presencia en Asia. 

Apuesta por la oferta de paquetes turísticos, que incluyan billetes aéreos, hospedaje, transporte terrestre y tours, pues el ministerio quiere solventar las dudas del turista: cómo llegar, dónde comer, dónde dormir y qué hacer, siendo esto último lo que genera permanencia y, por lo tanto, más movimiento económico.    

Destaca que en los últimos meses han logrado “muy interesantes” alianzas con empresas europeas vinculadas a canales de promoción y ventas, así como con aerolíneas, mientras que han reforzado su trabajo de difusión por medio de agencias de viajes en línea.   

Ponce de León, que está empeñado en su programa “uno por uno” con el cual invita a cada ecuatoriano a atraer al menos un turista, comenta que su ministerio tiene un presupuesto de algo más de US$24 millones, de los cuales unos US$5.5 millones se destinan a la inversión (que incluye promoción), y unos US$18 millones a gasto corriente (personal, infraestructura, asuntos administrativos).    

Consciente de que ese dinero destinado a promoción es insuficiente, el ministerio apuesta por la formación de una Empresa de Promoción Turística, en principio pública, que maneje sus propios recursos, dirigidos, sobre todo, a la promoción.    

Con ello quiere aumentar el número de llegadas de turistas a Ecuador, una cifra que, hoy por hoy, no está del todo clara.    

Ello porque el ministerio maneja datos derivados de Migración que dan cuenta, de la llegada de 16,179,060 extranjeros el año pasado, lo que representó un incremento del 14 % con relación a 2016, pero desconoce cuántos de ellos realmente eran turistas. 

El ministerio, que busca un mecanismo para determinar a futuro cuántos de los visitantes son turistas y cuántos realizan otras actividades, dice que el ingreso de divisas al país por turismo de enero a septiembre de 2017 ascendió a US$1,200 millones y calcula que la cifra final de ese año podría llegar a US$1,600 millones.    

Nacionales de Estados Unidos, Colombia, Perú, Venezuela y España figuran entre los de mayor llegada a Ecuador, país que proyecta para 2018 ingresos por concepto de turismo, de US$1,768 millones. Pero la mirada de Ponce de León no solo atraviesa las fronteras, casa adentro destaca un incremento del turismo local y señala como ejemplo los nueve festivos de 2017, que generaron 8.2 millones de viajes, que dinamizaron la economía en aproximadamente US$465 millones, según el ministerio.

Una cifra “importantísima” para el funcionario, pues “lo mismo que hace la lluvia, que moja a todos, con el turismo logramos redistribuir la riqueza”, anota al asegurar que la base de todo es un producto de calidad, atractivo, accesible.