•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El impacto económico, social y ambiental que provocan las microfinancieras en las comunidades, es uno de los principales aspectos que inversionistas, acreedores y donantes extranjeros valoran, a fin de invertir o fondear a estas instituciones nicaragüenses. Así lo expresaron ayer fondeadores que participaban en el I Encuentro de Inversión y Microfinanzas: Conectando nuevos mercados financieros, impulsado por la Asociación Nicaragüense de Instituciones de Microfinazas (Asomif).

Particularmente les interesan aquellas instituciones que a través de sus créditos promueven la inclusión financiera, la equidad de género y el apoyo a comunidades que no tienen acceso a servicios financieros, manifestó  Carlos Natareno, subdirector regional para México, Centroamérica y el Caribe de Oikocredit, un inversor de origen holandés.

“Hay otros criterios que son importantes para Oikicredit, pero que sabemos que todavía falta desarrollar un poco más, como los créditos verdes o préstamos para emprendedores”, expresó Natareno. Además, es fundamental una relación financiera estable, operativamente funcional y con una buena administración del riesgo.

Oikocredit tiene presencia en Nicaragua desde hace 24 años, colocando dinero en la gran mayoría de las entidades aglutinadas en Asomif, con una cartera actual que supera los 20 millones de euros, explicó Myriam Sánchez, oficial de Proyectos en Nicaragua. 

“Nosotros trabajamos con varias organizaciones de Asomif: atendemos a 16 en el país y de ellas 13 están en microfinanzas. Esta rueda de negocios nos parece muy interesante porque participaron personas que llevan años haciendo estudios en el país y para nosotros es importante saber cómo estará la situación económica dentro de unos años”, dijo. 

Sánchez señaló que en estas dos décadas se han enfocado en acercar los fondos a personas con bajos ingresos y que no tienen acceso a financiamiento de la banca tradicional. 

Programa

El programa del evento que duró dos días incluyó paneles y charlas sobre el clima y oportunidades de inversiones en Nicaragua y una presentación del Marco Regulatorio y la Ley de Microfinanzas. Los participantes también conocieron sobre la caracterización y perspectivas de la economía nicaragüense y los fondos e inversiones en Centroamérica, entre otros temas de interés para el sector. 

Douglas Ramos,  coordinador de negocios de la Sociedad para la Inclusión de la Microempresa en Centroamérica y el Caribe, S.A. (Sicsa) de origen hondureño, indicó que actualmente tienen 22 clientes activos en zonas como Puerto Cabezas, Ocotal, Río Blanco, Nueva Guinea, Jinotepe, León y Managua.

“Estamos en los cuatro puntos cardinales de Nicaragua apoyando a la microempresa de Nicaragua. Esta es una experiencia importante porque nos permite contactar a instituciones que actualmente no son clientas nuestras en el sentido de saber cuáles son sus planes de crecimiento para este año 2018 y poder llegar a acuerdos financieros”, apuntó Ramos.

Alfredo Alaniz, director ejecutivo de Asomif, explicó que la decisión de organizar este I Primer Encuentro de Inversión se debe a que muchos acreedores han evidenciado una notable preferencia por financiar a las instituciones grandes por razones de costos, administración y escala, lo cual deja a un lado a las pequeñas y medianas. 

“Aquí tenemos inversionistas de Canadá, Estados Unidos, Bélgica, Holanda y Luxemburgo. Las microfinancieras de Nicaragua destacan en Latinoamérica y eso se debe a que tenemos una Ley de Microfinanza y un órgano regulador“, enfatizó Alaniz.