•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Mario Arana, expresidente del Banco Central de Nicaragua (BCN), consideró que el aumento a las tasas de interés anunciadas ayer por la Reserva Federal de Estados Unidos (FED) impactará en el Sistema Financiero Nacional, aunque, a su criterio, dependerá de la estrategia de cada banco para enfrentar ese ajuste.

“En un afán de competir entre ellos, los bancos podrían jugar con los márgenes de tal manera de no trasladar lamentablemente este impacto al sistema, a la gente. Es una alternativa y dependerá de cada banco cómo ajustar las tasas”, comentó el expresidente de la institución financiera nacional.

Agresividad

Ayer, la Reserva Federal de Estados Unidos aumentó por primera vez en 2018 las tasas de interés ante un sólido crecimiento económico y dio señales de más agresividad para lo que resta del año y 2019.

El flamante presidente de la FED, Jerome Powell, encabezó su primera reunión de política monetaria en la cual se aumentaron las tasas en un cuarto de punto porcentual y quedaron en un rango entre 1.50% y 1.75%.

En sus previsiones trimestrales, los miembros del Banco Central estimaron que tras dos aumentos más, las tasas terminarán el año en 2.1% como habían calculado en diciembre. Empero, para 2019 planean otros tres posibles aumentos, para cerrar en 2.9%.

“El panorama económico se ha fortalecido en los últimos meses”, dijo la FED en el comunicado emitido tras dos días de deliberaciones de su comité de política monetaria (FOMC). El incremento de las tasas fue aprobado por unanimidad.

Sin embargo, el comunicado no expone las causas del aumento de la tasa de crecimiento del PIB, omitiendo mencionar las rebajas de impuestos aprobadas en diciembre por el Congreso y que supuestamente deberían estimular a la economía, al menos a corto plazo.

Divididos 

En la previsión trimestral de tasas se espera, para 2019, un aumento adicional a los dos que se planeaban, pese a que los miembros de la FED no ven que se acelere la inflación, la cual terminaría 2018 en 1.9%, según el índice CPI preferido por la entidad, y en 2% en 2019.

“En los datos no hay ninguna señal de que estemos en el umbral de una aceleración de la inflación”, dijo Powell en una conferencia de prensa posterior al comunicado.

En las estimaciones sobre la evolución de las tasas, los miembros de la FED están divididos. Ocho esperan no más de tres aumentos en este año y siete esperan cuatro o más. Solo ocho de los miembros votaron sobre este punto, pero todos participaron en las discusiones abiertas el martes.

La FED observa un aumento del crecimiento en este año y en el que viene. Para 2018 espera un aumento de 2.4%.

Además, el ya históricamente bajo desempleo (4.1%) seguirá bajando y se espera termine el año con un asombroso 3.6%, según el informe de las proyecciones de la FED.

El comunicado de la entidad dice que la política monetaria sigue siendo un estímulo para la economía y reitera que “más ajustes graduales... expandirán la actividad económica a un ritmo moderado”.

Los miembros de la FED admitieron estar sorprendidos por la ausencia de inflación a pesar de la recuperación de la economía y del vigor del mercado de trabajo. Sin embargo, el comunicado insiste que con llegará a la meta de 2% a “mediano plazo”.

Se espera que varios factores, como la rebaja de impuestos, el debilitamiento del dólar y la robusta creación de empleos, conduzcan al alza de los precios mientras que el ajustado mercado laboral tienda a elevar los salarios.

Al comparecer ante los periodistas, Powell admitió que uno de los riesgos que enfrentan las perspectivas económicas es que se desencadene una guerra comercial.

No obstante, dijo que en la reunión se habló del tema, pero no se entró en detalles sobre si esos conflictos pueden impactar en la inflación o en el crecimiento de Estados Unidos.

“Los participantes (de la reunión) expresaron inquietudes (...) relativamente nuevas”, dijo en alusión a una escalada de represalias entre socios comerciales. “No puedo ser más preciso que eso”, añadió.

Su par europeo, el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, había sido más categórico. “Un giro hacia el proteccionismo implicaría un elevado riesgo para la productividad y el crecimiento potencial de la economía mundial”, dijo el 8 de marzo apenas el gobierno del presidente Donald Trump anunció la imposición de aranceles a la importación de aluminio y acero.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus