•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El secretario del Tesoro de EE. UU., Steven Mnuchin, aseguró ayer que el presidente estadounidense, Donald Trump, no tiene miedo a una posible guerra comercial con China, después de la entrada en vigor este viernes de los polémicos aranceles a las importaciones de acero y aluminio en EE. UU.    

“Vamos a proceder con nuestras tarifas. Como dijo el presidente Trump, no tememos una guerra comercial, pero ese no es nuestro objetivo”, indicó Mnuchin en declaraciones a la cadena estadounidense Fox.    

A pesar de las advertencias tanto a nivel nacional como internacional, Trump decidió imponer gravámenes del 25% a las importaciones de acero y del 10% a las de aluminio con el objetivo de proteger la industria doméstica.    

La intención del Gobierno de Donald Trump de imponer aranceles a las importaciones procedentes de China por valor de 60,000 millones de dólares provocó la amenaza de Pekín de hacer lo propio con las estadounidenses por una cuantía, en principio, de 3,000 millones de dólares.    

El titular del Tesoro estadounidense dijo que Estados Unidos seguiría adelante con los aranceles al acero y al aluminio, aunque reconoció que las medidas contra China “estaban sujetas a negociación”.    

“Estamos procediendo con estos aranceles a menos que tengamos un acuerdo aceptable y que el presidente dé su aprobación”, agregó Mnuchin.