• |
  • |
  • END

Los precios del petróleo subieron este jueves en Londres y NY, impulsados por el repliegue del dólar, que hace más atractivas a las materias primas.

En el New York Mercantile Exchange (Nymex), el barril de West Texas Intermediate (designación del “light sweet crude” negociado en EU) para entrega en junio ganó 77 centavos a 49.62 dólares, en relación con el cierre del miércoles. En el InterContinental Exchange de Londres, el barril de Brent del mar del Norte con igual vencimiento ganó 30 centavos a 50.11 dólares.

“En el corto plazo, el mercado responde a los movimientos de los mercados de cambios y bursátiles”, explicó Bart Melek, de BMO Capital Markets. “Lo que se observa es un dólar en baja y una pequeña alza de la Bolsa”, subrayó.

En efecto, la divisa estadounidense perdió terreno el jueves, principalmente frente al euro, que valía más de 1.31 dólares hacia las 19H00 GMT. Tal evolución hace más barato al crudo negociado en New York para los inversores que detentan otras divisas.

La Bolsa de Nueva York, considerada como indicador de las esperanzas de una demanda futura para las materias primas, registraba una leve alza cuando cerraba el Nymex, pese a una sesión muy volátil.

Preocupa demanda

“Pero la situación de la demanda continúa siendo motivo de preocupación”, concedió Bart Melek. “El mercado petrolero desafía la situación de la oferta”, estimó Phil Fynn, d’Alaron Trading.

Porque los últimos datos del Departamento de Energía sobre las reservas petroleras estadounidenses, publicadas el miércoles, recordaron que “en lo que se refiere al petróleo, hay de todo, en cantidad”, subrayó el analista.

Tanto las reservas de crudo como las de gasolina y de productos destilados aumentaron la semana pasada. Los stocks estadounidenses de crudo subieron 2.7 millones de barriles, aumentando por sexta semana consecutiva y se sitúan en un nivel récord desde 1990.

Para completar el panorama de una demanda en descenso, los estadounidenses consumieron en las últimas cuatro semanas un promedio de 18.5 millones de barriles diarios de productos petroleros, en baja de 6.5% en relación con el mismo período de 2008, pese a la caída de los precios que se produjo en el intervalo.