elnuevodiario.com.ni
  • |
  • |
  • AFP

El Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional advirtieron hoy que el objetivo de sacar a millones de pobres de la miseria hasta 2015, fijado por las Naciones Unidas, se ha tornado irrealizable como consecuencia de la crisis, particularmente en África. "La perspectiva de alcanzar los Objetivos del Milenio para el Desarrollo (OMD) de aquí a 2015, que ya estaba seriamente en duda, parece ahora aún más alejada", expresaron ambas instituciones multilaterales en las conclusiones de su sexto "Informe de seguimiento mundial" anual.

Esos ocho objetivos, con los cuales la comunidad internacional se había comprometido en una cumbre de las Naciones Unidas en Nueva York en 2000, apuntan, directa e indirectamente, a reducir masivamente la pobreza en el mundo.

En todo caso, ciertos indicadores actualizados en el informe parecen estar lejos de ese camino. "Con base en las tendencias actuales, hay tres objetivos que se pueden alcanzar (...). Pero la mayoría de los objetivos no parecen estar en condiciones de ser alcanzados", explicó en una conferencia en Washington uno de los autores del informe, Zia Qureshi, del Banco Mundial.

El compromiso principal, reducir a la mitad (entre 1990 y 2015) la proporción de los que viven en extrema pobreza (cuyo límite pasó de 1 a 1,25 dólares por día) y la de los que sufren hambre, había empezado bien, pero hoy es menos seguro con las tendencias surgidas de la crisis. "Antes del estallido de la crisis alimentaria en 2007 (con el aumento brusco de los precios de las materias primas), había alrededor de 850 millones de personas que sufrían hambre en forma crónica en el mundo en desarrollo. Este número se elevó a 960 millones en 2008 y debe saltar a más de 1.000 millones de personas en 2009", según el Banco Mundial y el FMI.

Nadie se salva de la caída del crecimiento económico
La preocupación es mucho más fuerte en África subsahariana que en el resto, en particular, para los objetivos concernientes a la salud. En esa región, la tasa de mortalidad de los niños de menos de cinco años es de 146 por mil, cuando el objetivo es de 61 por mil; nueve madres mueren en cada mil nacimientos, cuando el objetivo es de 2,3 por mil, y el combate al sida, a la malaria y a otras enfermedades está poco avanzado.

"África subsahariana está atrasada en todos sus objetivos" mientras que Asia del sur, la segunda región menos avanzada, "está retrasada en la mayor parte de los objetivos de desarrollo humano", señalan ambas organizaciones. La causa es la caída del crecimiento económico, de la que no se salva ninguna región del mundo. "En muchos países, el ingreso por persona va a retroceder", recordó el número dos del FMI, John Lipsky. Y la ayuda internacional no la compensa, puesto que sus niveles actuales son siempres muy inferiores a los compromisos de los países del G8 en la cumbre de Gleneagles en 2005".

La idea de un plan de relanzamiento dirigido a los países en desarrollo, sostenido por el Banco Mundial, "no persigue solamente una meta humanitaria" sino que además los beneficios en términos de crecimiento "serán mucho más grandes" en estos países, según el economista jefe del BM, Justin Lin. La ministra alemana de Desarrollo, Heidemarie Wieczorek-Zeul, se declaró hoy "preocupada de que la crisis pueda tornarse humanitaria en forma masiva".

"Las constantes verificaciones en este informe exigen la adopción de medidas inmediatas", reaccionó la organización no gubernamental Oxfam, indicando que "la ayuda internacional a los países pobres llega a 120.000 millones de dólares, muy lejos de lo que sería necesario, y una gota en el océano con relación a los 8,4 billones movilizados recientemente para salvar los bancos".