•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Nicaragua exportó más de 2.6 millones de kilógramos de camarón de cultivo en el primer trimestre de este año, lo cual significó un crecimiento en volumen de 27.4% con respecto al mismo trimestre de 2017, según el Centro de Trámites de las Exportaciones (Cetrex).

De acuerdo con esa entidad, las ventas de ese producto en los primeros tres meses de 2018 generaron más de US$16.1 millones, experimentando un crecimiento en el valor de 86.4%, ya que en igual período de 2017 el ingreso por camarón de cultivo fue de más de US$8.6 millones.​

En los primeros tres meses del año, además, el Cetrex registró un crecimiento en el precio promedio de ese producto, al pasar de US$4.1 por kilogramo, entre enero y marzo de 2017, a US$6 por kilogramo en el mismo período de 2018.

Armando Segura, director ejecutivo de la Cámara de la Pesca de Nicaragua (Capenic), señaló que las ventas de camarón de cultivo subieron en volumen en el primer trimestre del año porque al principio de 2018 había demasiado inventario de ese producto, que quedó todavía de diciembre de 2017.

“Digamos que la producción de camarón anda desarrollándose en unos niveles similares a los del año pasado. Consideramos que vamos a tener un año 2018 similar a 2017, probablemente con un crecimiento de entre un 5% y 6%”, aclaró Segura. Explicó que si bien hubo ese crecimiento a inicios del año, “los niveles de exportación comienzan a normalizarse en el resto del año”.

ntre enero y marzo de este año, el pescado generó divisas por el orden de los US$5.6 millones. Archivo/END

Javier Sánchez, presidente de Capenic, dijo que las cosechas de este año se sacaron más rápido en el primer trimestre, pero aclaró que no quiere decir que al final del año se va a mantener ese crecimiento de más de 80%.

En el 2017, según el Cetrex, las ventas al exterior de camarón de cultivo del país generaron US$87.5 millones, creciendo más de 16% en comparación con los US$75 millones de 2016.

Nuevas tecnología

Por otro lado, Segura deseó que “ojalá las nuevas tecnologías que se están aplicando en la producción de camarón den los resultados esperados y que eso implique al final del año un crecimiento en la producción y las exportaciones”.

Agregó que el sector acuícola viene haciendo estudios, inversiones en la aplicación de nuevas tecnologías y nuevas prácticas de producción, para conseguir un crecimiento a futuro.

El director ejecutivo de Capenic expresó que los precios de los mariscos fluctúan constantemente, debido a varios factores, incluso de un mercado a otro. “Pero sí estamos viendo condiciones también de un poquito de incremento en los precios internacionales, (porque) yo creo que la economía mundial está dando signos de crecimientos positivos, lo que ayuda a que la gente consuma más y mejoren los precios”, aseveró Segura.

Otros productos

Por otra parte, las exportaciones de camarón marino experimentaron, entre enero y marzo de este año, un incremento en volumen de 42.6% y en valor de 44.2%, según el Cetrex.

Ese producto tuvo un incremento de 1.3% en el precio. 

Las ventas de ese otro producto marino generaron cerca de US$1.5 millones en ese período.

Según la misma entidad, las exportaciones de pescado experimentaron un crecimiento de 29.5% en volumen y 46.9%, en valor. 

Entre enero y marzo de este año, el pescado generó divisas por el orden de los US$5.6 millones.

Las ventas de langosta al exterior, aunque registraron un incremento de precio de más de 8%, con base en el Cetrex, tuvieron una caída de 16% en volumen y de 9.2% en valor. Esto, de acuerdo con Segura, se debió a que las condiciones climáticas no fueron las más adecuadas para la captura de langosta.

“Hubo mucho viento en los primeros meses del año (enero, febrero). Son meses en los que todos los años hay mucho viento, pero este año fue particularmente de vientos más fuertes. Eso generó una baja actividad productiva (en el sector de langosta), que sí se refleja en el reporte (del Cetrex)”, afirmó Segura. 

En veda

Comentó que actualmente está la veda de langosta, que comienza cada año el 1 de marzo y dura cuatro meses. 

“En esta época no se captura langosta, ni por la flota artesanal ni por la industrial, porque se dejan estos cuatro meses como una medida de conservación, porque en esta época hay mucha langosta juvenil, y las autoridades del país y nosotros como sector privado nos hemos puesto de acuerdo para que ese período no se haga actividad productiva”, explicó Segura.

De esa manera, la temporada de captura de langosta se reabre el 1 de julio de cada año. Segura indicó que la medida se toma también en el resto de Centroamérica.