• |
  • |
  • END

Redacción Central

Las representaciones de América Central y de la Unión Europea volverán a verse en mesa de negociaciones el 14 de mayo próximo en Praga, capital de la República Checa, decisión que tomaron las partes este 24 de abril, al culminar la cita informal de dos días que desarrollaron en Bruselas, Bélgica.

La decisión de reanudar las negociaciones de un acuerdo de asociación fue comunicada por todos los jefes negociadores de la UE y de América Central. En la cita de los días 23 y 24 de abril, las delegaciones revisaron temas pendientes y determinaron alcanzar lo más pronto posible un acuerdo entre las partes.

Según la comunicación, las dos partes llegaron a un acuerdo sobre un ambicioso calendario de intercambio de propuestas y reuniones intermedias sobre los tres pilares del acuerdo de asociación, que pretenden culminar en los próximos meses.

Según el comunicado, tanto la representación de la UE como de Centroamérica, decidieron establecer un grupo de trabajo bi-regional para estudiar la creación de un mecanismo financiero para el desarrollo regional de Centroamérica, el cual presentará sus propuestas en los más breves plazos.

Comprometidos a seguir

La UE y Centro América, dice el comunicado, están firmemente comprometidos a concluir estas negociaciones en los próximos meses. Con esta finalidad se ha previsto una nueva ronda de negociaciones en Bruselas del 6 al 10 de Julio.

Nicaragua se había retirado de los debates durante la VII ronda celebrada en Tegucigalpa, por la oposición de sus interlocutores a un multimillonario fondo de inversiones para reducir las asimetrías entre las naciones de América Central y las de la Comunidad Europea.

Bruselas no se opone a la idea, pero declina financiar dicho fondo en un 90 por ciento, como había solicitado Nicaragua en Tegucigalpa, al estimar que “debe ser propiedad de América Central”, según las fuentes comunitarias.

El planteamiento de Nicaragua fue que se formara un fondo crediticio de 60 mil millones de euros y que Europa pusiera el 90 por ciento y América Central el 10 por ciento, lo que no pareció la representación europea.