•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Cepal señaló que los únicos países de América Latina que mostrarán recesión en 2018 son Venezuela (-8.5%) y Dominica (-5.0%).

Al desglosar las cifras por subregiones, América del Sur tendrá un crecimiento económico del 2.0 %, ligeramente por debajo del promedio regional, debido a las cifras negativas de Venezuela.

El resto de países de América del Sur, según la Cepal, registrará aumentos del producto interno bruto, principalmente como resultado del mayor dinamismo que presentará Brasil (2.2%). Asimismo, en varios países que venían creciendo a tasas moderadas se registrará una aceleración de la actividad económica: Chile (3.3%), Colombia (2.6%) y Perú (3.5%).

Inflación

La inflación en Venezuela trepó a 8,878.1% en los últimos 12 meses, según un estudio del Parlamento de mayoría opositora, divulgado ayer.

De acuerdo con el informe, el índice de precios en marzo pasado aumentó 67%, por debajo del 80% que reportó la Asamblea Nacional para febrero.

La inflación acumulada en los tres primeros meses de 2018 llegó a 453.7%, dijo el presidente de la comisión de Finanzas del Legislativo, Rafael Guzmán, en rueda de prensa.

Los alimentos básicos siguen siendo el rubro que más impulsa el costo de la vida -los precios prácticamente se duplicaron en marzo- añadió Guzmán, quien pronosticó que “la cifra para abril va a ser mucho mayor”.

Desde el año pasado, el Parlamento reporta el índice inflacionario ante la falta de cifras del gobierno del presidente Nicolás Maduro, que asegura que la inflación es inducida como parte de una “guerra económica” para derrocarlo.

Inflación de 13,000%

El Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé que la hiperinflación escalará a 13,000% en 2018.

Expertos atribuyen el alto costo de vida a la sequía de divisas -que controla el Estado- por el desplome de la renta petrolera, y al elevado gasto público con emisión de dinero sin respaldo.

El Gobierno tiene prácticamente congelada la venta de divisas para la importación de bienes y materias primas, lo que estimula un mercado negro donde el dólar multiplica hasta por diez la cotización oficial.