•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Diego García, Atolón / EFE

Rolando Martínez, especialista en instituciones financieras de Centroamérica de la firma calificadora Fitch Ratings, considera que por ahora es muy pronto para evaluar el nivel de afectación que los recientes conflictos puedan provocar en el sistema financiero nacional.

“El consenso entre el Gobierno y empresarios había sido positivo para el entorno económico y de la industria bancaria, pero ante los eventos recientes hay incertidumbres sobre el estado de esta relación entre la empresa y el Gobierno”, dijo Martínez a EL NUEVO DIARIO. 

El especialista de la firma calificadora también mencionó que el diálogo entre el Gobierno y otros sectores va más allá de las reformas al seguro social. “Hasta el momento venimos monitoreando al sector bancario y vemos que el fondeo y los depósitos de mantienen estables, al igual que la liquidez”, agregó.

Asimismo expresó que los principales clientes de los bancos nicaragüenses no se han visto todavía afectados por las protestas y las instituciones se encuentran operando normalmente, sin embargo, si hubiera una prolongación de la inestabilidad social podría afectar la perspectiva de crecimiento de la banca.

En enero pasado, la calificadora Fitch Ratings estimó que el desempeño financiero del sistema bancario nacional se mantendría adecuado en 2018, a pesar de la desaceleración esperada en el crecimiento del crédito. Fitch  Ratings proyectó también que la economía  nicaragüense  crecería este año 4.5% mientras que el crecimiento crediticio será inferior al 15%.

“El desempeño de la banca ha demostrado ser consistente, favorecido por el comportamiento positivo de la economía local. En promedio, el crecimiento real del PIB de Nicaragua entre 2012 y 2016 fue 5.2% y la expansión crediticia fue 21.5%”, explicó entonces la calificadora en un comunicado enviado a este Diario.