•   Jinotega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Jinotega es un departamento que está compuesto por 8 municipios, su principal rubro económico es el café, su cabecera departamental está ubicada a 142 kilómetros de la capital y cuenta con una población de 435 mil habitantes.

Pero además del café, el turismo se está convirtiendo en fuente importante de ingresos. Eugenio López, abogado y propietarios de la hacienda de café Los Papales, es uno de los que ha señalado que Jinotega es conocida por dos cosas, por ser el mayor productor de café del país y por los atractivos turísticos que posee, ya que cuenta con la Reserva de Biosfera de Bosawás, con una extensión de 20 mil kilómetros cuadros.

Según el INTUR, el departamento cuenta con 31 atractivos turísticos, entre los que están 22 recursos naturales, 2 recursos históricos y 9 recursos socioeconómicos, entre los recursos naturales el turista puede conocer la reserva de Biosfera de Bosawás, considerada el pulmón de Centroamérica y declarada por la UNESCO como patrimonio de la humanidad.

La Semana Santa es cuando más turistas vistan Jinotega, principalmente para bañarse en el Lago de Apanás, así como en ríos, lagunas y piscinas, además de estar en contacto con la naturaleza.

“Pero nosotros no solo trabajamos para la Semana Santa, en estas delegaciones, nosotros lo hacemos todos los días, para brindarle al turista la mejor atención, dejamos a nuestras familias para atender al turista como se merece y que se lleve lo mejor de nosotros”, señaló recientemente la secretaria general del INTUR, Elvia Leonor Estrada Rosales, al reconocer el trabajo realizado por la delegación de Jinotega.

Al llegar a Jinotega, lo recibe el cerro de La Peña, o el cerro de La Cruz, sitio al que cada 3 de mayo miles de católicos suben para participar en una misa campal y disfrutar de la belleza de ver desde la cúspide las pinceladas de la ciudad.

Pero este atractivo turístico no solo es visitado por católicos sino que llegan personas de todo credo y cualquier día, tanto nacionales como extranjeras, para poner en práctica el turismo de aventuras y también para exigir a su cuerpo al subir al cerrro.

Pero si no les gustas este lugar, pueden visitar la reserva más cercana de la ciudad de Jinotega, ubicada al norte de la ciudad, conocida como el Cerro Dantalí, o el Cerro el Diablo, nombre que los antiguos habitantes daban a este lugar porque aseguran que muchos ricachones se iban los viernes santos a medianoche para hacer contratos con el mero satanás y ser los más ricos del lugar.

Historias

En este sitio, el turistas puede disfrutar de la naturaleza, ya que hay una gran variedad de fauna, entre la que destacan colibríes, tucanes, ardillas, venados, guardatinaja, entre otros.

Asimismo, hay municipios con mucha historia, como San Rafael del Norte, donde libró la guerra el general Sandino y se casó con Blanca Aráuz, pero también está el Santuario del Padre Odorico D´Andrea y al sarcófago que guarda sus restos.

El lago de Apanás también tiene sus historia, fue construido en el año 1964 para la producción de energía eléctrica, pero más allá del cuerpo de agua, se encuentra el municipio de Santa María de Pantasma, cuyo principal rubro económico es la producción de granos básicos, en los años 60 y 70 fue considerado el granero del país y de Centroamérica, ya que ahí se producía grandes cantidades de frijoles, maíz y arroz.

Su historia, asegura que hace miles de años, un meteorito cayó en este lugar, hundiendo la tierra, y es por eso que Santa María de Pantasma se ve como en un embudo, por lo que muchos investigadores han llegado a este lugar para realizar investigaciones sobre el origen de este valle.

Lautaro Ruiz, artista, periodista y curandero, es un viejo recopilador de historias, quien conocer el ir y venir de los jinoteganos, y asegura que hay mucha historia en Jinotega que los turistas y habitantes tienen que conocer, asimismo señala que es gracias al turismos que el departamento se va conociendo poco a poco.

Debido a estos atractivos, sus historias y el interés de conocerlas, es que el turismo se ha convertido en un rubro más de la economía jinotegana.