•   Masaya  |
  •  |
  •  |
  • END

La crisis económica que enfrenta Nicaragua y el mundo, está golpeando severamente a los artesanos de calzado en el municipio de Masaya, por lo que muchos de ellos han tenido que reducir su producción y hasta ir a vender sus productos a otro departamento.

Doña Jerónima del Rosario Flores Gaitán, quien tiene un taller de calzado, dijo a EL NUEVO DIARIO, que para mantener a sus hijos, ella va a Chinandega a vender sus calzados y ha tenido la necesidad de poner una venta de mangos para conseguir diario el pasaje de su hijo y él pueda ir a clase.

“Yo tengo más de quince años de dedicarme a la producción de calzado y nunca me había ido tan mal como en este año. Mis ventas han bajado mucho porque el precio de los materiales ha subido mucho y para no perder la clientela no hemos subido los precios”, expresó Flores.

Aunque los artesanos de calzados mantengan sus precios en sus productos, ellos aseguran que cuando a los comerciantes les va mal en sus ventas, los llaman y le dicen que ya no quieren el pedido de zapato, el cual tal vez ya está listo para ser entregado y se ven obligados a salir del departamento para ir a otro, a buscarles venta, afirma Francisco José Calero, quien es dueño del Taller Kenneth.

Rotan a trabajadores

Dijo que él se ha visto obligado rotar por días a sus trabajadores porque la producción del calzado ha bajado mucho y que también ha tenido que reducir los gastos en su vivienda para salir adelante en esta crisis económica.

“En el tiempo que tengo de trabajar con calzado nunca había descansado una Semana Santa, pero este año no la trabajé porque la gente no tenía dinero para comprarme”, indicó Calero.

Según Calero, los materiales para hacer sus calzados incrementan cuando el dólar también sube y ellos no le pueden subir a sus productos porque no venderían. Por cada zapato, don Francisco gana cinco córdobas y antes le ganaba hasta quince córdobas.

Así como estos dos talleres, hay varios artesanos de calzado en el municipio de Masaya, que pasan por la misma situación y lo único que ellos solicitan es que los precios de los materiales se mantengan igual por mucho tiempo y así ellos no verse obligados a subir los precios y perder sus clientelas.