•   La Paz, Bolivia  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El presidente boliviano Evo Morales decretó ayer un aumento salarial de 5.5% pese al fuerte rechazo empresarial que advirtió que estas medidas destruyen “el trabajo digno” en un país donde el 60% de la fuerza laboral trabaja en el sector informal.

El presidente boliviano, exdirigente sindical que encabezó una marcha con motivo del 1 de Mayo en la ciudad minera de Oruro, también promulgó una polémica Ley de Creación de Empresas Sociales, que establece que las firmas pasarán a manos de los trabajadores en caso de declararse en quiebra.

“No es para quitar industrias a los privados. Cuando (la empresa) está en déficit los trabajadores se organizan”, dijo Morales, tocado con un casco de minero, en su discurso que puso fin a la marcha de trabajadores.

El presidente también anunció que la economía crecerá este año en torno al 4.7% -por encima de las proyecciones de instituciones internacionales como la Cepal o el FMI-, lo “garantizará el doble aguinaldo”.

Según un decreto presidencial, si la economía crece a mediados de año por encima de 4.5%, los trabajadores recibirán dos aguinaldos o pagas extraordinarias, como ya ocurrió en 2013 y 2014.

Con una inflación de 2.7% en 2017, el aumento de 5.5% los salarios, así como el de 3% del salario mínimo el pasado 25 de abril, decidido entre dirigentes de la Central Obrera Boliviana (COB) y Morales, ha generado el rechazo de los empresarios que señalan que este tipo de medidas “están destruyendo el empleo digno”.

En un comunicado, el presidente de la Conferederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB), Ronald Nostas, advirtió el lunes que “las condiciones laborales” de más del 60% de los trabajadores bolivianos que trabajan en el sector informal “han empeorado en los últimos años”.

De esta forma, el salario mínimo se situará en 2,060 bolivianos (unos US$297), un 355% más que en 2006, cuando llegó Morales al poder.

En 2017, la subida salarial decretada por el presidente fue del 7%.

El 1 de mayo Bolivia también celebra la nacionalización de los hidrocarburos que Morales decretó en 2006, cuando llegó al poder.

“Con la Nacionalización tenemos obras y Bolivia es primero en crecimiento económico en Sudamérica. Con la unidad del pueblo boliviano nada es imposible”, dijo el presidente en un tuit.

Morales aspira a postularse a un cuarto mandato en los comicios del próximo año para el periodo 2020-2025, amparado en un fallo del Tribunal Constitucional que dejó sin efecto la negativa del pueblo boliviano a la reelección manifestada en referéndum en febrero del 2016.