•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Banco de Desarrollo de los Países Bajos (FMO) y el Banpro Grupo Promerica suscribieron, por segunda vez, el convenio técnico–financiero por el orden de US$30 millones para la promoción de las Líneas Verdes, después de una colaboración de tres años. 

Las líneas verdes constituyen fondos con mejores condiciones crediticias, destinadas a proyectos de eficiencia energética, energías renovables y prácticas de protección ambiental, con el objetivo de generar mayor rentabilidad en las empresas y la disminución en su impacto ambiental, informó ayer Banpro en nota de prensa.

De acuerdo a la nota de prensa, Banpro fue unos de los primeros en lanzar una línea de financiamiento “verde”. 

En 2014, la entidad suscribió con el FMO el convenio por US$15 millones  para apoyar a los sectores más relevantes de la agroindustria nicaragüense, mediante el uso de  tecnologías eficientes, para la reducción del consumo energético, agua, dióxido de carbono o generando inversiones en energías renovables. 

Para eficiencia energética

En este segundo convenio, Banpro pondrá a disposición US$30 millones para proyectos relacionados con la eficiencia energética.

“En esta segunda fase, Banpro dispondrá de US$30 millones para el financiamiento de proyectos en eficiencia energética,  energía renovable y para el sector agrícola que realice inversiones sostenibles con el medioambiente. Cabe señalar que dichos temas han sido la punta de lanza desde la creación del concepto de Líneas Verdes dentro del banco, dado su elevado potencial en la reducción del consumo energético y los riesgos asociados con el cambio climático.

 Además de los destinos anteriores, en la segunda fase se incluirán proyectos dirigidos a la producción de energía limpia, tales como: paneles solares fotovoltaicos y térmicos, biodigestores o plantas de biomasa, pequeñas centrales hidroeléctricas, bombeo solar, entre otras aplicaciones para la producción de energía renovable. 

También se incluyen proyectos para la sustitución de equipos con baja eficiencia, en los temas de iluminación, refrigeración, climatización, motores, transporte, combustibles y otros. 

Además, añade la nota, podrán ser objeto de financiamiento los sistemas de riego eficientes, proyectos de reciclaje, certificaciones de sostenibilidad, así como otros métodos que ayuden a mitigar los riesgos climáticos del sector agrícola, los cuales reciben el nombre de agricultura climáticamente inteligente.