•   Sao Paulo, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La brasileña Odebrecht construirá el sistema de transportes en la ciudad de Belén, capital del estado brasileño de Pará (norte), confirmó la compañía, lo que supone el segundo contrato público conseguido por la constructora desde el inicio de las investigaciones del caso Lava Jato.

La obra contará con un presupuesto de 384.6 millones de reales (unos US$109.8 millones), un valor en un 26.5% inferior al previsto en las reglas del concurso público, según Odebrecht. 

Competencia

La compañía disputó el proceso de licitación junto a otros siete grupos empresariales, entre ellos el grupo español Comsa Corporación y la china Power China.

 Transportistas solicitarán al gobierno congelar precios del combustible

El director de Odebrecht, José Eduardo de Sousa Quintella, afirmó, citado en una nota, que el proceso de licitación “fue conducido de acuerdo con las premisas de compliance (sistemas de control) que hemos practicado”. 

El sistema de autobús de la región metropolitana de Belén contará con 10.8 kilómetros de línea y atenderá a una población de cerca de un millón de personas, de acuerdo con la compañía.

 Sector turístico proyecta pérdidas de US$100 millones por disturbios

En abril, Odebrecht firmó un contrato con Furnas, subsidiaria de la eléctrica Eletrobras, para la modernización de una central termoeléctrica en el estado de Río de Janeiro.    

Odebrecht anunció la víspera que firmó un acuerdo con la empresa Petrocity Portos para la construcción de un megapuerto en el estado de Espírito Santo (sudeste), lo que supone el mayor proyecto de la constructora en Brasil desde el comienzo de la operación Lava Jato, que destapó un gigantesco escándalo de corrupción en torno a la petrolera estatal Petrobras y que salpicó a la constructora. 

 Sector cafetalero podría perder clientes en el exterior

Odebrecht y Petrocity Portos suscribieron un memorando de entendimiento, en este caso con una empresa privada y no pública, para el desarrollo de los estudios de ingeniería, pero en contrapartida la constructora brasileña tendrá exclusividad en la ejecución de las obras del puerto, según se lee en un comunicado. 

Lava Jato, considerada la mayor operación en la lucha contra la corrupción en la historia de Brasil, salpicó también a Perú y toda América Latina.