•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Productores y comerciantes de papaya coinciden en que la demanda y el precio de la fruta vienen en descenso desde el 18 de abril, cuando iniciaron las protestas en contra de las reformas al seguro social que impuso el Gobierno, por lo que esperan que la situación del país regrese a la normalidad a través del diálogo.

Iván Rayo, uno de los principales proveedores de papaya del mercado Oriental  y el Mayoreo de Managua, aseguró que tras la caída de la demanda, el precio de la fruta ha descendido en un 44%.

“Antes del 18 de abril la docena de papayas se comercializaba en el mercado El Mayoreo y el Oriental hasta en  C$600 y ahora se cotiza entre C$400 y C$300, según el tamaño”, afirmó.

Dijo que semanalmente entregaba en los mercados capitalinos 600 docenas de papaya y que a estos puestos de venta llegan a abastecerse comerciantes del norte, centro y occidente del país.  

“La caída de las ventas es notoria. Por ahora estamos entregando 400 docenas, y entre todos los proveedores de Rivas, distribuíamos  semanalmente en Managua entre 3,000 y 3,500 docenas de papayas, pero los pedidos han caído hasta en 55%”, explicó Rayo.

Edelma Brenes Arriola, una comerciante de Rivas que desde hace 15 años se encarga de abastecer los mercados capitalinos, confirmó que las ventas están rogadas  y que parte de las frutas se pierden a la espera de clientes.

Dijo que al igual  que otros proveedores de papaya, ahora va a entregar frutas a Managua una vez por semana y que ya no necesita  realizar otro viaje como lo hacía antes.

“Yo realizaba dos viajes a la semana y entregaba 250 docenas y actualmente comercializo 140 y esto afecta la economía de quienes nos dedicamos a esta actividad, y además perdemos las frutas que se remaduran mientras permanece a la espera de clientes”, dijo Brenes.

El productor Óscar Sánchez, de la comunidad El Rosario del municipio de Rivas, afirmó que en las plantaciones de papaya se ha resentido la caída de la demanda de  esta fruta y que él es uno de los que ha decidido  dar un valor agregado a sus cosechas para buscar nuevos mercados y minimizar las pérdidas ante situaciones difíciles que se presenten en el país.

Aseguró que la caída de las ventas inició desde el 19 de abril y que ellos también se han visto obligados a bajar los precios.

“Ante esta situación yo he tenido que innovar mis estrategias de mercado, porque a la semana hacíamos dos cortes y ahora solo realizamos uno y los cortes descendieron de 180 docenas a 100 y para evitar pérdidas hemos nuevos espacios de comercialización incluso con una cadena de supermercados”, explicó.

Dependiendo del tamaño,  los productores rivenses comercializan la docena de papaya, entre C$150 y C$ 240 y aseguran que las principales áreas de producción se encuentran actualmente  en la comunidad de El Rosario, Chacapala del municipio de Belén y zonas rurales de Potosí.