•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El repunte de violencia que se registró nuevamente en Nicaragua por la crisis política podría afectar el crecimiento de Nicaragua, por lo que el gerente general de la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua (APEN), Mario Arana, insta a las autoridades a que encuentren soluciones rápidas para proteger la economía, que hasta 2017 era una de las mayores de la región latinoamericana. 

“No sabemos cuánto afectará en el  crecimiento del producto interno bruto (PIB), porque no tenemos idea de cuánto pueda durar la inestabilidad que estamos viviendo.  Por eso he dicho que debemos de tratar de encontrar soluciones rápidas para proteger la economía. No creo que sea posible estar pronosticando el crecimiento económico de este año bajo el nivel de incertidumbre que tenemos”, dijo Arana. 

Arana, que fue presidente del Banco Central de Nicaragua (BCN), considera que hasta el momento los impactos son manejables, pero advierte que a medida que pasa el tiempo y “no estabilizamos el país, se acumulará un paulatino deterioro de las condiciones económicas”.  “Esto a menos que conduzcamos la protesta de forma pacífica y ordenada y que se eviten daños económicos de forma deliberada”, agregó el economista. 

La Cepal proyectó en abril pasado que Panamá,  República Dominicana y Nicaragua  son los países de América Latina y el Caribe que más crecerían en 2018 Archivo/END

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) proyectó en abril pasado que Panamá (5.6%), República Dominicana (5.0%) y Nicaragua (5.0%) son los países de América Latina y el Caribe que más crecerán en 2018. El crecimiento económico de Nicaragua es incluso mayor al de Centroamérica, que en su conjunto podría alcanzar una tasa de 3.6%, mayor al del 2017 que fue de 3.4%.

Pymes: menos competitividad 

El presidente del Consejo Nicaragüense de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa Turística (Conimipyme), Leonardo Torres, señaló por su parte, que las afectaciones económicas provocadas por la actual situación del país tienen mayor impacto para las mipymes que para las grandes empresas, debido a que cuenta con menores reservas monetarias. 

“Las pequeñas empresas tienen menores reservas monetarias y por lo tanto de capital de trabajo, lo cual les crea una menor capacidad en el tiempo de poder cubrir todos sus costos; esto aunado a la disminución de sus ingresos. Si se presenta un paro de sus operaciones la  capacidad de resistencia para cumplir con sus obligaciones en términos de días son mínimas”, aseguró. 

La gremial de las pymes señaló en un comunicado, que los sectores que exportan   productos y artículos desde ya están enfrentando algunos problemas para cumplir con sus compromisos. Los sectores más afectados son artesanías, productos alimenticios y no tradicionales, cuero y calzado, madera-mueble.

“(Con la actual situación) se reduciría la formalización de las micro y pequeñas empresas y aumentaría por lo tanto la informalidad en la economía; esto afectaría la base de asegurados al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) y la base de contribuyentes al fisco”, añadió el comunicado de Conimipyme. 

Otro de las afectaciones es el desarrollo empresarial para las mipymes en términos de competitividad, la cual se vería afectada debido a una menor inversión en tecnología y en calidad de productos y servicios. “Se erosionaría la capacidad exportadora y se limitaría el aprovechamiento que ofrecen las ventanas de los tratados de comercio”, agregó la gremial- 

“También se generaría una desaceleración en el crecimiento del empleo y se esperaría  una reducción de planillas, es decir aumentaría el desempleo abierto.En pocas palabras si no nos disponemos rápidamente a resolver esta situación los daños serían irreversibles para la economía en general”, instó también Conimipyme. 

Negocios turísticos de Granada recortan personal por crisis política

Pequeños y medianos empresarios hoteleros de Granada anunciaron en rueda de prensa, ayer, que desde hace un mes entre 10  y 12 negocios turísticos han cerrado, debido a que la inestabilidad política que atraviesa el país “los está llevando a la quiebra”, ante la falta de turistas en la ciudad.

Los empresarios indicaron que el turismo en la ciudad  bajó un 2% en las últimas semanas. Además, expresaron que los hoteles, hostales y posadas están completamente vacíos, por lo que hacen un llamado a la paz para que vuelva la estabilidad económica al país.

Diana Steinmetz, propietaria del Hostal Mochilas, expresó que  está muy preocupada “por la situación que estamos atravesando en este momento, no tenemos clientes, no estamos generando ingresos económicos y debido a la crisis que estamos teniendo, muchos empresarios han tenido que despedir a gran parte de su personal, dejando sin trabajo a las familias granadinas”.

“En estos momentos solo tenemos tres personas laborando con nosotros, nuestro negocio no ha tenido clientes desde hace una semana, hemos pensado en cerrar el hostal, la situación se nos ha salido de las manos, queremos poder ofrecerles a nuestros empleados una estabilidad de trabajo, pero no podemos por la crisis”, comentó Jacqueline Arista, propietaria del Hostal Ecológico Nosotros.

La gremial de las pymes señaló en un comunicado, que los sectores que exportan   productos y artículos desde ya están enfrentando algunos problemas. Archivo/END

Los dueños de los negocios, también informaron que los turistas que llegan a Granada han expresado que no sienten seguridad, ya que en algunos casos han sido blanco de la delincuencia. “Muchos de los visitantes han sido asaltados y golpeados, porque lo cual han decidido no regresar al país”, denunciaron. 

“El turista se ve amenazado por grupos delincuenciales que les roban sus cámaras fotográficas, ya no pueden disfrutar del paisaje, ni de su dinero porque están bajo amenaza, en mi negocio tuve a un turista que lo golpearon fuertemente en el rostro por robarle y ahora habla muy mal de Nicaragua a través de las redes sociales, esa es una muy mala imagen”, expresó Diana Steinmetz, hotelera. 

María Alejandra Sequeira, propietaria del Hostal Las Hamacas, refirió por su parte que “con este déficit de turistas no podemos tener empleados, acabamos de salir de una temporada alta, pero ahora tener 100 córdobas en la semana es un milagro, considero que estamos en la quiebra, porque antes el hostal más pequeño facturaba arriba de los 80 mil córdobas, ahora 300 córdobas en el mes serían demasiado”.

“Todos los días pasa por mi mente cerrar mi negocio, pero este ha sido mi sueño y mi esfuerzo de muchos años, al ver que no hay turistas, ni clientes, quieres abandonar y no seguir luchando, hoy no tenemos personal, porque debido a la crisis debimos despedirlos y solo estamos sacándolo adelante la misma familia”, agregó Sequeira.

Los empresarios hacen un llamado a las autoridades correspondientes y a la población en general, para que no haya más crisis y poder llegar a un diálogo, de manera que esto ayude a que los negocios turísticos vuelvan a su estabilidad económica.