•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las cámaras empresariales que Nicaragua sostiene indistintamente con Costa Rica, Alemania y México han mostrado su preocupación por la crisis política que atraviesa el país y que a la fecha ha dejado más de 40 muertos, así lo expresaron dirigentes de estas gremiales a El Nuevo Diario.  Los directivos consideran que los disturbios afectan, principalmente, la imagen del país y la inversión.

Germán Brenes, presidente de la Cámara de Industria y Comercio Nicaragüense–Costarricense (Cadiconic), dijo que aunque están en proceso de reactivación, ven como negativa la situación que vive el país desde el pasado 18 de abril, cuando iniciaron protestas en contra a una reforma de la seguridad social. “No contribuye en nada atraer inversión extranjera al país, y más bien sé de pequeñas empresas que se están yendo del país”, dijo.END 

Brenes no ahondó en las compañías que han dejado de operar en la nación, pero sí advirtió que los disturbios aumentarán el riesgo en el país, que repercutirá en un encarecimiento de los créditos. Nicaragua y Costa Rica reactivaron el pasado marzo Cadiconic con el fin de ampliar las relaciones comerciales entre ambos países, según informaron sus representantes durante una reunión con socios. 

El Instituto Nicaragüense de Desarrollo (INDE) informó a inicios de 2018 que el comercio entre Costa Rica y Nicaragua ha incrementado en los últimos seis años. El organismo precisó que la balanza comercial es cercana a los 600 millones de dólares. Los sectores con más ingreso de capital de Costa Rica en Nicaragua es el industrial, agrícola y el de comercio y servicios, precisó la institución. 

La Alemana

Por su parte, el presidente de la Cámara de Industria Comercio Nicaragüense-Alemana, Ángel Morales, dijo escuetamente que les “preocupa obviamente la situación por la que está pasando el país”. “Nuestra posición al respecto como cámara de comercio binacional alemana-nicaragüense, la representa la Embajada de Alemania y la delegación de la UE (Unión Euopea) en Nicaragua”, respondió a El Nuevo Diario, vía WhastApp.  

“Toda inestabilidad afecta la inversión”, agregó Morales. Según una versión de la Guía del Inversionista, Nicaragua y Alemania mantienen un intercambio comercial anual que supera los US$100 millones, y en 2012, el comercio bilateral totalizó US$164.7 millones, de ese monto US$129.6 millones fueron importaciones de Nicaragua provenientes de Alemania, mientras que US$35.1 millones, exportaciones de Nicaragua hacia el país europeo.

La Mexicana, lamenta

Carlos Salinas, presidente de la Cámara de Industria y Comercio Mexicana-Nicaragüense (Camexnic), calificó de “lamentable” la situación que está atravesando Nicaragua.

“Es lamentable lo que está sucediendo en el país, lo cual no favorece el ambiente de inversión en el país y nosotros obviamente esperamos que haya sensatez y cordura, y que continúe por los conductos del diálogo buscándose una solución lo más antes posible”, afirmó Salinas.

El presidente de Camexnic también señaló que a los empresarios les preocupa mucho la incertidumbre que hay en el país. “Pero confiamos que va a tomar sus cauces normales pronto”, aseveró. En Nicaragua existen unas 40 empresas mexicanas, las que han invertido más de US$1,000 millones en los últimos siete años.

Entre las empresas más reconocidas, de origen mexicano asentadas en Nicaragua, están América Móvil (Claro), Arnecón, Bimbo, Cemex, Comex, Femsa (Coca Cola), SKY, Sukarne y Walmart.

La calificadora de riesgo Fitch Ratings dijo a este diario a finales de abril,  que la inestabilidad política recurrente en Nicaragua podría socavar el clima de inversión y el crecimiento económico, que para este año la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) proyectó en 5%, uno de los más altos de la región.

El Instituto Nicaragüense de Desarrollo (INDE) informó a inicios de 2018 que el comercio entre Costa Rica y Nicaragua ha incrementado en los últimos seis años. Archivos/END

Los comentarios de la calificadora fueron motivados por los hechos violentos que se registraron la semana pasada en Nicaragua, tras anunciar el Gobierno una serie de medidas para rescatar al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), cuyo déficit financiero en 2017 ascendió a C$2,371.8 millones.

El año pasado, esta agencia calificadora de riesgo crediticio ratificó la calificación de la deuda soberana de largo plazo en moneda nacional y extranjera de Nicaragua en “B+” con perspectiva estable. La firma también certificó en “B” la calificación de la deuda soberana de corto plazo en moneda nacional y extranjera, y mantuvo el techo país en “B+”.

En el informe de 2018, la calificadora destacó que la administración del presidente Daniel Ortega mantenía un ambiente de “política macroeconómica estable apoyado por la consulta del sector privado sobre política económica”.

La directora asociada de calificación soberana de América Latina de la agencia Fitch Ratings, Kelli Bissett-Tom, expresó a este diario, que había un mecanismo de concertación entre el sector social, privado y el Gobierno, y que no estaba “funcionando, al momento”. “Si no sigue operando este mecanismo de concertación, pondrá también presión en la inversión del país”, advirtió. 

El Informe Anual del Banco Central de Nicaragua (BCN) indica que en 2007, los ingresos de inversión extranjera directa representaron 5.1% del PIB (producto interno bruto), mientras que en 2017 representaron 10.6% del PIB, lo que implicó un crecimiento de 284.1% respecto a 2007.

En la cuenta financiera del país destacan los flujos de la inversión directa neta por 816.2 millones de dólares (US$835.1 millones en 2016) como resultado de la inversión extranjera directa en el país (US$896.6 millones) y la inversión directa de nicaragüenses en el exterior (US$80.4 millones). 

De acuerdo con el Banco Central de Nicaragua (BCN), para el caso de la inversión extranjera directa, 50.2% de los flujos tuvo como destino el sector industrial, 19.8% para el sector de comunicaciones y 30% se dirigió al resto de sectores. 

AmChan: negocios afectados

María Nelly Rivas, presidenta de la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua (AmCham), aseveró que aunque “todavía es difícil dar números” del impacto que está ocasionando la inestabilidad del país, “definitivamente está afectando al turismo seriamente y a todos los negocios en general porque hay incertidumbre”.

Los comentarios de la calificadora fueron motivados por los hechos violentos que se registraron la semana pasada en Nicaragua. Archivo/END

“Desde la noche del 18 de abril se han dado diversos eventos y nos hemos venido pronunciando a favor de un diálogo, nos hemos venido pronunciando sobre un alto a la violencia y que se creen mejores condiciones, (pero) en ese período si se han afectado los negocios y efectivamente sí se ha afectado la imagen del país”, indicó Rivas.

La presidenta de AmCham que asistió ayer a la marcha en Managua, dijo que Nicaragua actualmente está en el mapa mundial, por lo que está pasando, como las muertes que se produjeron en abril, en las primeras protestas contra las reformas del seguro social.

“Manifestaciones como esta son positivas porque estamos aquí miles de nicaragüenses, miles de ciudadanos diciendo ‘queremos paz, queremos justicia, y la queremos sin violencia’”, expresó María Nelly Rivas.

La representante gremial aseveró: “Queremos que el diálogo arranque lo más pronto posible, porque es importantísimo que nos sentemos y veamos los temas que nosotros como empresa privada hemos puesto”. El sector privado ha señalado que el tema de la justicia es lo primero que se debe discutir en ese diálogo.

AmCham reúne a más de 300 empresas, entre ellas más de 100 estadounidenses. Estados Unidos es el principal socio comercial de Nicaragua.