•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La afiliación al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) retrocedió en marzo de este año a 896,869 trabajadores, 16,928 menos que en diciembre de 2017.

“Los registros administrativos del INSS indican que en marzo la cantidad de asegurados se ubicó en 896,869 trabajadores, mostrando una leve baja de 1.5% con respecto a marzo del año pasado (2017)”, informó ayer el Banco Central de Nicaragua (BCN). 

“En términos interanuales, las actividades económicas que experimentaron incremento fueron: electricidad, gas y agua (9.9%); industria manufacturera (4.7%); financiero (1.4%); y el sector agropecuario (1.1%). En tanto, transporte y comunicaciones, minas y canteras, construcción, comercio y servicios comunales sociales y personales mostraron reducciones en la cantidad de afiliados”, agregó el BCN.

Pero la realidad es que si se toma en cuenta la cifra de trabajadores asegurados al final del 2017, el decrecimiento en términos porcentuales es de 1.85%.

El año pasado, en febrero, el INSS superó por primera vez la cifra de los 900,000 trabajadores asegurados y en noviembre, incluso, superó los 921,000.

La situación de inestabilidad política y social que atraviesa el país comenzó a raíz de las reformas que ordenó el Gobierno para tratar de salvar al INSS de un déficit financiero que en el 2017 ascendió a más de US$2,300 millones.