•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Turistas de distintas partes del mundo y en especial de Estados Unidos han cancelado sus viajes a Nicaragua, a causa de una crisis sociopolítica que ha dejado al menos 47 muertos, informó ayer la Cámara Nacional de Turismo de Nicaragua (Canatur).

“Nosotros hemos estado sondeando en algunos mercados importantes en turismo, hay gente (agentes turísticos) que anda tratando de que no se cancelen las reservas, en Estados Unidos lo que afecta es la alerta de viaje, porque los americanos consultan, si ven que hay una alerta ya no viajan, lo mismo los mayoristas internacionales que venden paquetes”, dijo a Acan-Efe la presidenta de Canatur, Lucy Valenti.

El 21 de abril pasado la Embajada de Estados Unidos solicitó a sus ciudadanos reconsiderar sus viajes a Nicaragua o salir del país si se sentían inseguros, y desde el 28 del mismo mes México emitió recomendaciones a sus nacionales interesados en viajar al país centroamericano.

El mercado hispano afecta de forma especial a Nicaragua, ya que, por el idioma, da mayor seguimiento a las noticias del país, señaló la empresaria.

Efectos en cascada

Según Valenti, la cancelación de viajes genera un problema en cascada, ya que al no comprar boletos de avión “no vienen los turistas, no rentan carros, no se hospedan en hoteles, no van a restaurantes, no compran recuerdos”.

Canatur no tiene datos sobre las pérdidas hasta ahora. 

En 2017, más de 1.8 millones de personas visitaron Nicaragua, lo que ayudó a que la industria turística produjera unos 840.5 millones de dólares en ingresos, lo que representó un 30.9% r    especto al año anterior. Valenti consideró que una fuerte campaña de promoción turística podría revertir los efectos, siempre que la crisis no se extienda.

Este jueves Nicaragua cumplió 23 días de crisis, debido a multitudinarias manifestaciones a favor y en contra del presidente Ortega, que iniciaron por reclamos a unas medidas de seguridad social y continuaron después de que el presidente revocó la decisión, ahora por las muertes producidas durante actos de represión.

Desde que comenzaron las protestas hace más de dos semanas, los enfrentamientos violentos que se produjeron en Nicaragua dejaron al menos 47 muertos, la mayoría entre el 18 y el 22 de abril pasado,

según el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), mientras que otras organizaciones humanitarias elevaron a 63 el número de fallecidos.