•   La Habana, Cuba  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

“Hemos puesto a la igualdad en el centro del análisis, de las  perspectivas futuras”, aseguró a la prensa la secretaria ejecutiva  de la Cepal, Alicia Bárcena, tras clausurar ayer en La Habana el 37 período de sesiones del organismo de Naciones Unidas, foro donde propuso una senda frente a la “ineficacia” de la desigualdad social.  

La reunión bienal más importante de la comisión centró sus  jornadas en el impulso de la cooperación en la región, una de las  más desiguales del mundo, y en la concertación de esfuerzos futuros, enfocados sobre todo en trazar pautas comunes hacia el desarrollo y al enfrentamiento temprano a las amenazas climáticas.  

“Tenemos el Caribe muy presente”, dijo Bárcena, quien anunció  para el bienio 2018-2020 iniciativas concretas, propuestas y  aprobadas en la cita, que incluyen un “fondo de resiliencia” para  aliviar la “altísima deuda externa” de los países caribeños.  

En total la deuda caribeña asciende a 42,000 millones de dólares,  cifra en la que influyen “no solo los problemas internos, de  fiscalidad, o manejos administrativos”, sino el alto costo del  impacto de intensos huracanes y terremotos en la zona.  

Durante los dos próximos años  la Cepal se encargará, además de  promover el diálogo entre acreedores y deudores, porque considera  que cada nación tiene una deuda única, con diferentes características y singularidades.  

“Los países del Caribe, al ser considerados de renta media, no tienen acceso a fondos concesionales ni a tratamiento especial en materia comercial”, subrayó Bárcena. Otro programa se encargará de ayudar a alcanzar la “necesaria  adaptación” ante el cambio climático.

Cooperación sur  

El 37 período de sesiones de la Cepal comenzó el pasado lunes en Cuba, que relevó a México en la presidencia temporal del organismo  regional.  

Durante cinco días de intercambios, representantes de los 46  Estados miembros y 13 asociados aprobaron 18 documentos, de los que resaltan los relacionados con el calendario de trabajo de la Cepal y  sus ocho órganos subsidiarios, entre ellos el Comité de Cooperación  Sur-Sur.  

La funcionaria destacó, además, los “debates sustantivos con las  altas autoridades de la región” y los resultados del diálogo con  Corea del Sur y China, con quienes impulsan una agenda conjunta de  colaboración enfocada en el intercambio de experiencias y la búsqueda de nuevas vías de inversión.

Destacó la realización de “paneles sustantivos” con ministros y  autoridades regionales y el diálogo de cancilleres que cerró este  viernes las jornadas del foro.  “La Cepal no promueve un modelo único. Cada país tiene su identidad, su capacidad y su visión del desarrollo (...). Pero es  necesario confrontar los desafíos del futuro y la incertidumbre del  mundo en convoy”, insistió.    

Reconocimiento a Bárcenas  

Bárcena, con más de una década en el cargo, subrayó la presencia en la inauguración del foro, del secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, y la asistencia a la clausura de la  “número dos” de la ONU, Amina Mohammed, como un hito en los 70 años  de historia de la entidad. 

“Es un reconocimiento a la Cepal y a los Estados miembros, sobre  todo al Gobierno y el pueblo de Cuba. Un testimonio de cómo la ONU  está tratando de hacer un cambio, de cómo podemos enfocar el  multilateralismo, reforzarlo y cómo llevar adelante la agenda 2030 y  los Objetivos del Desarrollo Sostenible”, dijo.  

Por su parte, la vicesecretaria general de las Naciones Unidas  reconoció el “capaz liderazgo” de Bárcena y recalcó el compromiso de  la organización internacional con la “visión multilateral” ante  “problemas globales” como el cambio climático, las migraciones y los  conflictos armados.  

Amina Mohammed reafirmó el “compromiso de la ONU con Cuba y con  la Cepal”, organismo que ha sido “capaz de posicionar las voces, las  preocupaciones y las aspiraciones de la región en el escenario  internacional”.  

“Es una nueva era (para la ONU), un nuevo liderazgo, un nuevo  marco de trabajo que necesita una nueva manera de trabajar, con mayor colectividad que nunca antes (...). Creemos que en este lugar  se ha demostrado que el multilateralismo funciona. Queremos  reforzarlo y asegurarnos que su huella sea sólida en la región”, enfatizó.