•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Fitch Ratings prevé que, por consecuencia de la crisis política que atraviesa Nicaragua desde el 18 de abril y que hoy cumple un mes, el crecimiento económico se desacelere en 2018.

La firma calificadora de riesgos también prevé una menor confianza del consumidor y que el espacio presupuestario para la inversión en infraestructura pública frene la demanda interna, mientras “la economía se enfrenta a desafíos debido a los precios más altos de importación de combustible, el final del apoyo financiero venezolano y un clima de inversión más incierto”.

 Producción, comercio y turismo reportan más afectaciones por crisis

Sin embargo, señala que externamente el crecimiento económico de los Estados Unidos respalda la demanda de exportaciones y los envíos de remesas.

La directora asociada de calificación soberana de América Latina de la agencia Fitch Ratings, Kelli Bissett-Tom, aseguró a El Nuevo Diario, que si las tendencias políticas y de violencia siguen en Nicaragua, pueden poner presión negativa a la calificación crediticia de este país, que Fitch ratificó como ‘B+’ con perspectiva estable en agosto 2017.

“Vemos mayores riesgos por la inestabilidad política, una alza de la deuda pública y requisito de financiamiento a partir del 2018, un clima de negocio más difícil con menos certidumbre por la inversión, y algunos riesgos al choque de confianza que -al extremo- si superan los colchones de liquidez externa y capital bancario pueden perjudicar la estabilidad macroeconómica”, analizó la especialista.

La economía de Nicaragua creció 4.9% en 2017.

Sistema financiero estable

“El sistema financiero es estable, aunque tiene algunas vulnerabilidades estructurales. El capital del banco nicaragüense y los niveles de liquidez son suficientes, a pesar de que los bancos están por encima del promedio. El crecimiento del crédito y la rentabilidad probablemente caerán a tasas más acordes con pares de América Central”, agrega la firma en un comunicado emitido este jueves.

 Saqueos, destrucción y violencia en Masaya

Según Fitch, la gran proporción de depósitos a corto plazo y la alta dolarización aumentan la vulnerabilidad de los bancos y la economía a la confianza de choques.

Fitch espera que haya un aumento de préstamos en mora desde los niveles bajos (1.0% de los préstamos brutos) de diciembre de 2017.

Más riesgos 

Fitch Rating considera que “los continuos disturbios políticos podrían socavar las condiciones de inversión y el crecimiento económico, así como elevar los riesgos de los choques de confianza a la estabilidad macro”, valoró la firma.

El uso de la fuerza de la policía y partidarios del Gobierno contra manifestantes “ha socavado la confianza pública en la administración y limitará la capacidad del Gobierno para implementar reformas”, señaló. 

El diálogo

La calificadora de riesgos se refirió al diálogo nacional que se instaló el pasado miércoles y continúa este viernes bajo la mediación de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN).

“No está claro si (el diálogo) conducirá a una resolución política”, señala Fitch Ratings en un documento.

“Más allá de los riesgos inmediatos de la formación de políticas, la perturbación política plantea dudas en cuanto a la sostenibilidad de la administración actual hasta 2021, cuando están programadas las próximas elecciones”, plantea Fitch.

 Policía promete cumplir acuerdos con empresarios granadinos

La calificadora ve probable que el presidente Daniel Ortega convoque a nuevas elecciones, “ya que sentó un precedente para esto en 1989”. Sin embargo, “la organización débil y la financiación de los partidos políticos de la oposición crea incertidumbre a corto plazo para la continuidad de las políticas y los desafíos administrativos para cualquier nuevo gobierno”, añade.

Por otro lado, la calificadora considera que los acontecimientos políticos podrían acelerar la aprobación de la Nica Act por parte del Congreso de Estados Unidos, ley que afectaría a la Inversión Extranjera Directa (IED).

Pero Fitch prevé que la aprobación de esa ley no socavaría el préstamo multilateral de desembolso al país, es decir que la Nica Act “no es un gran riesgo de financiamiento” para Nicaragua.