•   Granada, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Empresarios del sector turístico de la Gran Sultana llevaron a cabo una segunda mesa de trabajo con autoridades municipales de la ciudad, la actividad fue realizada en Hotel La Gran Francia este jueves a las 3:00 p.m.

En los últimos días se ha visto una mayor estabilidad económica, las personas han regresado a sus trabajos y los diferentes negocios han empezado abrir para atender a sus clientes; además también señalaron que los enfrentamientos han disminuido.

Jonathan Hudson, propietario de Pacha Mama Travel, manifestó “tenemos siete acuerdos en conjunto, como dar seguridad a la sociedad, el libre funcionamiento de las calles, dar protección a las marchas, el patrullaje policial en las calles, entre otras, por eso estamos aquí reunidos para darle seguimiento, pero aún se han presentado pequeños inconvenientes”.

“Todavía hay mucha inseguridad, los comerciantes o trabajadores vienen a trabajar, pero con temores, todo eso se está recuperando poco a poco, hay tranques, pero están dando pase cada 20 a 30 minutos, las personas pueden realizar sus protestas libremente y todo esto es parte de los acuerdos realizados”, agregó el empresario.

Xiomara Díaz, representante de Graden Café, dijo “estamos identificando cada una de las necesidades que hay en Granada, no estamos velando solamente por los sectores turísticos sino por toda la ciudad en general, dispuestos a trabajar por el bien, que haya libertad de expresión, es necesario que hay mucha comunicación para que esto pueda ser un total éxito.

Problemas en los mercados

En la mesa también se abordó la problemática que viven los comerciantes ante la inseguridad por los saqueos que realizan los delincuentes durante la noche, donde los mismos propietarios han tenido que mantener vigilancia continua para no ser víctimas de robos.

Algunos comerciantes entrevistados por El Nuevo Diario, expresaron que no sienten seguridad al trabajar, además señalaron que deben cerrar sus negocios a tempranas horas, para asegurarlos y no exponer sus propias vidas. “Queremos más que todo seguridad, que haya patrullaje en el mercado a todas horas, para sentirnos satisfechos y ver ese respaldo por parte de las autoridades, ya se ve un ambiente más tranquilo, pero no podemos confiarnos”, dijo Rosa María Sánchez, comerciante de verduras.