•   Rivas, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Lejos de las escenas de protestas en contra y a favor del Gobierno, las playas del municipio de Tola, siguen recibiendo a turistas de diversas nacionalidades que llegan en busca de remontar olas y encontrar un lugar adecuado para disfrutar y descansar durante la noche.

Aunque la crisis política que afecta al país, ha reducido drásticamente la actividad turística, las olas de las playas de Tola, siguen manteniendo sus prácticas surferas, según dijeron a El Nuevo Diario, propietarios de pequeños hoteles que brindan servicio de alojamiento y restaurante en las zonas costeras.

Rowland Jackson James, gerente del hotel y restaurante Magnific Rock, localizado entre playa Popoyo y Sardina, confirmó que gracias a las buenas olas, aún siguen recibiendo turistas apasionados al surf, “aunque la afluencia ha disminuido a raíz de las protestas”, afirmó.

Aseguró que los turistas que se hospedan en su hotel, provienen principalmente de Australia, Canadá y países europeos y que la mayoría está ingresando por el puesto fronterizo  sur de Peñas Blancas   o  a través  del aeropuerto Costa Esmeralda, que se localiza al este de playa Colorado.

Puestos de trabajo se mantienen

“Nosotros estamos alojando entre 25 y 30 turistas por noche y el promedio nuestro es de 40, pero  con estas visitas nos estamos manteniendo y no hemos enviado de vacaciones al personal y menos aplicar despidos”, aseguró. 

En dicho hotel laboran 50 personas y para atraer a turistas han reducido la tarifa del servicio de alojamiento en un 25% y según Jackson,  los turistas que llegan a estas costas conocen de la situación que atraviesa el país, desde antes de emprender el viaje.

Cancelaciones

El canadiense Marc Bonds, propietario del hotel “Café con Leche”,  aseguró que su negocio continúa brindando el servicio de alojamiento al 100% y que se verá afectado hasta finales de mayo, debido a la cancelación del 50% de las reservaciones.

Dijo que en su pequeño hotel tiene capacidad para alojar a 17 personas y que hasta a la fecha la ocupación de camas permanece al 100% “principalmente con turistas canadienses que contratan el servicio de transporte incluido y nos hemos encargado de irlos a traer a Managua sin problemas”, indicó.

El turista  canadiense Alejandro Descoteany de 31 años, era parte de un grupo de extranjeros que se hospeda frente a las costas de Popoyo y según sus palabras, pese a la crisis política, optó por no cancelar su visita.

“Mi familia en Canadá sabe lo que está pasando en Nicaragua y están pendiente de mí, pero  acá todo ha estado bien ha sido una buena experiencia y llegué a estas costas de Tola,  después de esquivar tranques, no he tenido mayores problemas y no quería perderme la oportunidad de conocer este país y sus playas”, expresó.  

No obstante, otros hoteles que están dirigidos a captar un mercado de   turistas con mayor poder adquisitivo, lucen vacíos  tal es el caso del complejo turístico Solost, localizado  en playa Jiquelite.

Garry Lesesne, gerente propietario del  hotel, aseguró que el segmento de turistas de clase media alta, “que viene  con su familia a conocer culturalmente el país, y los diferentes pueblos y playas, no está llegando   y en nuestro caso el servicio que estamos ofreciendo es casi nulo”, explicó.