•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La economía de Nicaragua solo crecerá en 2018 entre 3% y 3.5%, afirmó ayer el presidente del Banco Central de Nicaragua (BCN), Ovidio Reyes.

El funcionario afirmó que después de haber estimado una tasa de crecimiento económico del país al inicio del año de entre 4.5% y 5%, han bajado sus proyecciones hasta el rango del 3% al 3.5% debido a las afectaciones que ha provocado la crisis política del país durante el último mes en sectores tan sensibles como el turismo, el comercio, la inversión extranjera directa y las exportaciones.

Reyes, presente en el diálogo nacional, recordó ayer que “Nicaragua fue una de las economías más dinámicas de América Latina”. Asimismo mencionó que la expectativa era que “creciéramos más” este año.

Sin embargo, reconoció que los conflictos, que han provocado manifestaciones multitudinarias en contra del Gobierno, tranques en las carreteras, más de 70 personas muertas, heridos y desaparecidos, han golpeado al país y por lo tanto la economía ya no crecerá al mismo ritmo.

En el 2017, según el Banco Central, el producto interno bruto del país experimentó un crecimiento de 4.9%, de modo que si este año llegara a crecer un 3%, la desaceleración sería de alrededor de dos puntos porcentuales.

Ovidio Reyes también aseveró que como resultado de la menor dinámica económica del país se dejarán de generar unos 58,300 empleos.

Turismo

El funcionario indicó que, hasta el momento, el Gobierno ha estimado las pérdidas económicas en el país en US$258.9 millones.

El presidente del Banco Central admitió que se han visto muy afectados el sector comercial y de servicios, y el de hoteles y restaurantes. 

“La actividad turística es la que más va a sufrir esta presión. El turismo toma tiempo en construirse y el turista que ya no viene va a costar mucho en reconstruir (en regresar)”, expresó Reyes.

Según la Cámara Nacional de Turismo de Nicaragua (Canatur), turistas de distintas partes del mundo y en especial de Estados Unidos, han cancelado sus viajes a Nicaragua debido a la crisis.

Asimismo, hace siete días más de cien propietarios de negocios turísticos de Granada tuvieron que exigirles a las autoridades municipales que les garantice seguridad, ante las pérdidas que han tenido debido a los enfrentamientos violentos y saqueos. Finalmente, la alcaldesa de Granada, Julia Mena, reconoció que no han hecho lo suficiente para restablecer el orden y crearon una “Comisión de Paz”, para buscarle solución al problema.

El presidente del Banco Central admitió que se han visto muy afectados el sector comercia

“impactos acumulativos”

Aunque Ovidio Reyes dijo que las pérdidas al momento ascienden a US$258.9 millones, apuntó que hay “impactos acumulativos en el tiempo”.

Afirmó que “estamos esperando una pérdida de US$185 millones” en turismo.

“En la inversión extranjera directa estamos esperando US$157 millones menos. Y en exportaciones creemos que el impacto va a andar ya en este año por el orden de los US$270 millones (menos)”, agregó el presidente del BCN.

María Nelly Rivas, presidenta de la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua (AmCham), manifestó ayer, durante su participación en el diálogo nacional, que “teníamos (antes de la crisis) una aparente estabilidad”.

Por su parte, el economista Sergio Santamaría afirmó que la crisis que atraviesa el país provoca pérdidas en la inversión extranjera directa, porque la estabilidad y seguridad que ha caracterizado al país se perdió desde hace un mes.

“Lo que sucede es que en una situación de crisis política obviamente los inversionistas extranjeros que van a abrir un negocio en Nicaragua toman previsiones del caso. Si una compañía iba a abrir una tienda o establecer una marca, en esta situación no puede traer inventario, no puede iniciar a operar,  no puede hacer lanzamiento de determinado producto o línea. El inversionista ya no trae esa plata y dice: ‘ya no invierto, ya no llego’”, apuntó.

Asimismo, el economista Santamaría agregó que esas inversiones podrían buscar destinos que presenten características similares a las que presentaba previamente el país.

“Lo que pasa es que los inversionistas si ven que en Nicaragua no pueden invertir, lo hacen en Panamá o en Costa Rica o un país donde haya mayor estabilidad y seguridad que es lo que no tiene Nicaragua desde hace un mes”, indicó Santamaría.