•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Washington, 22 may (EFE).- El secretario del Tesoro de EE.UU., Steven Mnuchin, subrayó hoy que los aranceles al acero y aluminio de China se mantienen en vigor, pese al acuerdo alcanzado con Pekín para reducir el déficit y que suspende aranceles propuestos en otros productos por valor de 150.000 millones de dólares.

"En lo que se refiere a China, los aranceles al acero y aluminio siguen aplicándose", afirmó Mnuchin en una comparecencia ante el subcomité de finanzas del Senado.

 Trump recibe a líder surcoreano, pero la agenda se centra en Pyongyang

El presidente estadounidense, Donald Trump, impuso en abril aranceles del 25 % y el 10 %, respectivamente, a las importaciones de acero y aluminio, de las que eximió temporalmente a Canadá, México y la Unión Europea (UE) a la espera de alcanzar un acuerdo específico.

 El volcán Kilauea de Hawái vuelve a erupcionar y amenaza suministro eléctrico

Estas exenciones temporales concluyen el próximo 1 de junio.

"Esos no los estamos tocando. No eran parte de nuestras discusiones", agregó el secretario del Tesoro, que encabezó la delegación estadounidense en las conversaciones con Liu He, principal asesor económico del presidente chino, Xi Jinping, este fin de semana en la capital estadounidense.

Mnuchin concretó que la suspensión se refería a los aranceles por 150.000 millones de dólares a cientos de productos chinos que el presidente Trump había amenazado con imponer por temas de propiedad intelectual y para forzar a Pekín a equilibrar la balanza comercial bilateral.

"Estamos poniendo en suspenso la guerra comercial", dijo el domingo el titular del Tesoro estadounidense.

 Venezuela rechaza las sanciones de EE.UU. tras la reelección de Maduro

China, por su parte, accedió el fin de semana a aumentar "significativamente" sus compras de bienes y servicios de Estados Unidos, y hoy anunció la reducción de los aranceles que impone a las importaciones de automóviles y componentes de automóviles.

Las tensiones comerciales entre las dos economías más grandes del mundo se producen en medio del impulso proteccionista de Trump, que ha criticado duramente a Pekín por aprovecharse de manera injusta de EE.UU. y causar la destrucción de numerosos empleos.