•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Pequeñas y medianas empresas exportadoras de Nicaragua enfrentan atrasos en los embarques, dilatación en procesos en instituciones públicas y menor producción, debido a la crisis que vive Nicaragua desde el pasado 18 de abril, por tanto urgen resultados a la mesa de diálogo nacional para restablecer la normalidad en el país, incluyendo el regreso de la democracia.

La empresaria Blanca Callejas, miembro de la Junta Directiva de la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua (APEN), señala que en este momento lo que las pymes están registrando es atraso en el cumplimiento de sus fechas de entrega, “producto de toda la situación que vive Nicaragua”.

Sin embargo, deja claro que “creemos en la lucha pacífica, porque como el Gobierno está parado en el tema de los tranques no quiero que se tergiverse, porque nosotros creemos que debemos tener una resistencia pacífica, nosotros estamos trabajando en pro de Nicaragua”.

“No estamos logrando embarcar a tiempo, pero es parte de la situación que se está dando en Nicaragua. Producto de las situaciones en los departamentos, los empleados no han podido llegar, pero ya en esta semana se ha normalizado, la gente sigue trabajando”, agregó.

Lentitud 

La gerente de Zeas Apícola, Aurora Zeas, aseveró, por su parte, que instituciones como el Instituto de Protección y Sanidad Agropecuaria (IPSA) están trabajando un tanto regular hasta esta semana. 

“Los técnicos del IPSA bien presto, pero el IPSA no ha trabajado normal hasta la semana pasada, hasta esta semana volvieron a trabajar normalmente, pero no les permiten usar sus vehículos, entonces me tocó ir a traerlos y dejarlos para realizar una inspección”, expresó la pequeña empresaria.  

De igual forma, señala que hay lentitud en las exportaciones, debido a que ha sido difícil acopiar la miel que transportan desde diferentes puntos del país.

“Vamos a cerrar un lote que va a Taiwán, pero incompleto, tengo miel en Jalapa, tengo miel en Somoto, pero quiero dejar claro que no estoy en contra de los tranques, porque sabemos que es parte de lograr la democratización que queremos todos”, reflexionó.

Impacto en cadenas de valor

En tanto, la empresaria Flora Ortiz, propietaria de Delicias del Norte, en Somoto, señaló que la crisis ha impactado enormemente en las cadenas de producción de rosquillas que exporta a Estados Unidos. 

“Nosotros somos los transformadores, las que hacemos rosquillas, pero para transformar nosotros necesitamos maíz, queso, dulce de canela, somos el motor que transforma, y que da trabajo a toda la cadena, si nosotros no producimos, el resto no está trabajando, estamos estancados todos”, dijo. 

Ortiz precisó que su empresa está operando al 20% y que no puede producir más porque es complicado sacar el producto al exterior, principalmente a Estados Unidos.

En esa línea, el presidente de la Cámara de Cuero y Calzado de Nicaragua, Alejandro Delgado, expresó que las exportaciones de calzado están en riesgo por la situación que atraviesa el país.

Esta gremial emplea actualmente a 10,000 personas, pero generalmente la cifra es de 15,000 y 20,000 puestos. “Hemos despedido porque no podemos vender”, aseguró.

El empresario también expresó que respaldan los procesos democráticos y sin violencia, sin embargo, considera que se debe permitir el derecho de circulación, en relación a los tranque que hay en diferentes puntos de Nicaragua.

Peso de PYMES

En 2017, las pequeñas y medianas empresas formales de Nicaragua ascendieron a 33,890. Estas representan el 96.68% del total de empresas formales en el país. 

Las pequeñas empresas suman 30,384  y las medianas 3,506, de acuerdo con el Anuario Estadístico del Instituto Nicaragüense de Seguro Social (INSS).

En cuanto a los empleos formales, el INSS contabiliza que las pymes brindan empleo a 437,147 personas, es decir el 47.84% del total de asegurados a diciembre (913,797).

Entre 2012 y 2017, la cantidad de pymes creció 37.10%, al pasar de 24,719 en 2012 a 33,890 en 2017. 

Los empleos generados por estas empresas en 2017 son casi el doble (96.58% más) de los contabilizados en 2016, que fueron 222,370.

Pronunciamiento  de Conimipyme

El Consejo Nicaragüense de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa (Conimipyme), en un comunicado difundido ayer, demanda resultados concretos a la mesa de Diálogo Nacional “lo más pronto posible”.

“Urge la estabilidad política y social del país, las mipymes no pueden esperar más tiempo, esto constituye la principal fuente de ingresos de los pequeños empresarios para poder cumplir sus compromisos de pago a bancos, proveedores y salarios de nuestro trabajadores”, reza el comunicado.

También demandan el restablecimiento de la democracia y sugieren reformar la Constitución Política de Nicaragua “tomando como base la constitución de inicios de los años 90”.

En otro punto, exigen fin a la represión contra el pueblo de Nicaragua, incluyendo a estudiantes, campesinos y sociedad civil. “Demandamos paz, estabilidad y seguridad para crear un clima favorable para la producción y la inversión nacional y extranjera”, agrega.