•   México  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La elección presidencial del 1 de julio y el resultado de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) son dos de los grandes retos actuales del ramo agroalimentario mexicano.

“La elección presidencial y la renegociación del TLCAN pueden marcar los próximos 25 años de México”, aseveró el director general del Congreso Nacional Agropecuario (CNA), Luis Fernando Haro Encinas, en el I Fórum Agroalimentario organizado por la Agencia Efe y El Heraldo de Chihuahua.    

En el caso de la renegociación del TLCAN los productores de los tres países (México, Estados Unidos y Canadá) hemos dicho a los gobiernos que queremos el TLCAN. No nos molesten, estamos bien, no pongamos muros ni barreras comerciales, somos mercados complementarios”, apuntó.    

Haro Encinas destacó que el sector prefiere que se prolongue el tratado actual “que un mal tratado”, al cerrar su participación en el foro, celebrado hoy en la Universidad Autónoma de Chihuahua.   

 Sobre la elección, el directivo explicó que el CNA planteó un modelo de política pública “Visión 2030”, que ya presentó a los candidatos presidenciales Andrés Manuel López Obrador, del izquierdista Movimiento Regeneración Nacional (Morena); Ricardo Anaya, del conservador Partido Acción Nacional (PAN), y José Antonio Meade, del gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI).   

 “Los gobiernos cambian y los sectores productivos continúan”, explicó Haro Encinas, por lo que es mejor si México cuenta con una política pública encaminada a fortalecer la producción interna de alimentos “sin importar quién llegue (a la Presidencia)”, y que sea transexenal.   

Previamente, en la mesa redonda “Sector agrícola, del éxito a la expansión tecnológica y de nuevos mercados”, el director comercial de Monsanto Latinoamérica Norte, Nery Echeverría, destacó que la biotecnología es esencial para mejorar los rendimientos.    

Citó la producción de algodón en el estado de Chihuahua, la mayor del país, como una muestra de que los agricultores mexicanos obtienen mejores resultados que sus pares en Estados Unidos cuando utilizan la innovación y biotecnología.    

“Cuando el agricultor tiene acceso a la tecnología que hay en otros países, el agricultor mexicano ha probado que puede ser más productivo”, apuntó.    Agregó que es necesario pasar de la agricultura tradicional a la sustentable y aprovechar de las nuevas tecnologías.    

Sobre los transgénicos, dijo que “son una herramienta para incrementar la productividad” y aseguró que cientos de estudios de diversos países han señalado que los alimentos genéticamente modificados “tienen una equivalencia sustancial con los cultivos convencionales”.    

El presidente del Consejo Estatal Agropecuario, Alfonso Lechuga, resaltó el liderazgo de Chihuahua en la producción nacional de algodón, con 73 %, y que el Estado es el primero en nuez con 92,000 toneladas, además de maíz amarillo y chile verde.    

A su vez Luis Alberto Lightbourn, fundador de la empresa Bioteksa, señaló que la sustentabilidad en el sector agroalimentario “no es un tema sociopolítico económico, sino una realidad que implica que haciendo lo que hacemos logremos mejorar las circunstancias y no hacer daño ni estorbar los procesos naturales”.    

Indicó que en México se están degradando los suelos por ocupar mal la tecnología y sostuvo que esta se debe “racionalizar” porque el principal objetivo es recuperar el suelo “para hacer un equilibrio ecológico de forma natural”.   

Dijo que para 2050 la población mundial aumentará a 9,000 millones de personas, por lo que la producción tendrá que aumentar 60% y para ello “necesitamos 62 planetas Tierra como usamos actualmente” los recursos. Lightbourn señaló que los planes en el sector agroalimentario deben ser a largo plazo y no depender del presidente en turno ni reinventar el sector cada seis años.    

En tanto, el gerente operativo del Grupo Agroindustral Zaragoza, Juan Pablo Carreón, indicó que las buenas prácticas y la ética con el ganado son factores que impactan en la obtención de un mejor producto para los consumidores.

En la clausura, el gobernador de Chihuahua, Javier Corral, consideró que el foro es una oportunidad para conocer los retos que el sector agroalimentario tiene por delante y señaló como el principal la crisis del agua.    

“Varios de nuestros mantos acuíferos están sobreexplotados. El problema del agua representa un gran reto para todos, por lo que es necesario cuestionar el uso indiscriminado del agua y revisar la tecnología en el riego”, finalizó.