•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los aterrizajes de aeronaves comerciales en el Aeropuerto Internacional Augusto C. Sandino, en Managua, disminuyeron en el mes de abril 8%, según estadísticas de la Empresa Administradora de Aeropuertos Internacionales (EAAI), como consecuencia de la temporada baja, que inicia justamente en el cuarto mes del año, y la crisis política que vive el país.

La presidenta de la Cámara Nacional de Turismo de Nicaragua (Canatur), Lucy Valenti, confirmó que desde el 18 de abril, cuando empezaron los hechos violentos en Nicaragua, las líneas aéreas realizaron algunas cancelaciones de vuelos, “especialmente los que venían por la noche”, sin embargo, no precisó la cantidad.

 Crisis amenaza ejecución de la inversión pública

“Creo que sí podría haber una relación (entre disminución de vuelos y la crisis). Normalmente en temporada baja se reducen las cantidades de vuelo, y la temporada empezó en abril, mayo, junio, lo que pasa es que en los últimos años, 2016 y 2017, para las líneas aéreas no hubo temporada baja porque se mantuvo bien durante todo el año”, explica.

De acuerdo con las estadísticas del EAAI, en abril de este año hubo una disminución de 63 aterrizajes de aeronaves comerciales en comparación con abril  de 2017. En el cuarto mes, el año pasado llegaron 709, mientras que en 2018 bajó a 646. 

A pesar que la temporada baja para las líneas aéreas inicia en abril, estas mostraron buenos números en ese mes con alzas desde 2015. En total, hasta el mes de abril de 2018 el Aeropuerto Internacional de Managua registra 2,654 aterrizajes de aeronaves comerciales. 

“Normalmente las compañías aéreas en temporada baja reducen los vuelos. Pero no hubo temporada baja en años anteriores porque se mantuvieron, pero aquí hay una combinación de dos cosas, la temporada baja y la situación del país”, insiste la dirigente del sector turístico. 

Elecciones y TLCAN, los grandes retos del sector agroalimentario mexicano

Valenti también expone que con la situación de violencia que se ha vivido, en Nicaragua algunas líneas aéreas en el mes de abril se vieron en la necesidad  de cambiar horarios de vuelo, mientras otras redujeron vuelos de noche, “especialmente algunas aerolíneas norteamericanas que no estaban aterrizando en la noche, y venían solo por el día”. 

El Nuevo Diario llamó y contactó por WhatsApp a María José Briones, presidenta de la Asociación de Líneas Aéreas (ALA), para consultarle sobre las repercusiones que ha provocado en ese sector la crisis política del país, pero no respondió. 

En 2017, el 32.6% de los visitantes que llegaron a Nicaragua se desplazaron por vía aérea y reflejaron un gasto mayor a los que entran por tierra y agua, según la Cuenta Satélite de Turismo de Nicaragua, publicada recientemente por el Banco Central de Nicaragua (BCN). 

“Los visitantes usaron la vía terrestre como principal forma de ingreso al país (67.0%) y registraron un gasto promedio de US$22.8 por persona, mientras la vía aérea reflejó un gasto promedio de 80.4% por persona (8.7 dólares superior al del año anterior) y movilizó el 32.6% de los visitantes.”, precisa el informe. 

Más cierres de negocios

La presidenta de Canatur, Lucy Valenti, proyectó que las afectaciones en abril, mayo y junio representarán una merma en ingresos de entre US$80 y US$100 millones.

“Los hechos violentos iban a tener un impacto inmediato en el sector turístico y no solo los días de la violencia, sino en la posterioridad. En mayo, tanto hoteles como turoperadoras han informado de cancelaciones de grupo a lo largo y ancho del país, las pymes están preocupadas porque no tendrán flujos de caja para asumir costos de operaciones”, lamentó Valenti a inicios de la crisis. 

Esta semana hoteles de Granada y Managua anunciaron cese de operaciones ante la baja afluencia de turistas que ocupan habitaciones. En la capital, el hotel Mansión Teodolinda informó en un comunicado que no podía continuar con el “funcionamiento normal”.

“Debido a las circunstancias que atraviesa nuestro país, el turismo se ha reducido significativamente, por lo que no podemos continuar nuestro funcionamiento normal”, reza la comunicación.

 El petróleo cayó tras señales de aumento de la producción

Además, señala que “actuamos anticipadamente, para asegurarnos de cumplir todas nuestras obligaciones patronales, comerciales y fiscales. Nuestras oficinas administrativas y contables seguirán funcionando para garantizar un cierre ordenado y responsable”. 

En tanto, estimaciones de la Asociación de Pequeños Hoteles de Nicaragua (Hopen), dadas a conocer a medios de comunicación, apuntan a que el sector hotelero ha dejado de aportar unos 100 mil dólares diario, por lo que se han visto obligado a reducir su personal a la mitad.

Los ingresos por turismo alcanzaron el año pasado 840.5 millones de dólares, 30.9% superior a lo registrado en 2016. Los indicadores de estadía promedio y gasto promedio diario (GPD) muestran que el tiempo de permanencia fue de 10.5 días, con un GPD por persona de 44.9 dólares.

De acuerdo con la información, la composición del consumo indica que el turismo receptor destinó 69.5% de su gasto de consumo para: servicios de alojamiento (25.1%), restaurantes (29%), transporte (10.8%) y servicios de recreación (4.6%).