•  |
  •  |
  • END

Redacción Central

El Proyecto de Café para Centroamérica concluyó su ejecución y dentro de los principales logros alcanzados durante el período 2004-2008 se destacan el haber ayudado de forma directa a incrementar la oferta de cafés especiales de Nicaragua en aproximadamente el 5 por ciento, con lo cual, el país está ofreciendo mejor calidad a nivel internacional y los productores están obteniendo mayores ingresos.

El proyecto fue ejecutado por TechnoServe, a través de TechnoNicaragua, con fondos del Banco Interamericano de Desarrollo, BID y benefició directamente a más de 6 mil productores en la región centroamericana.

Además de trabajar con 22 grupos pilotos, se promovió y apoyó de forma directa el trabajo de las diferentes asociaciones cafetaleras del Istmo.

“En Nicaragua la intervención del Proyecto de Café para Centroamérica, hizo que la oferta de cafés de calidad se incrementara, al pasar del 9.34 por ciento en 2005 a 13.9 por ciento en la última cosecha, según los datos del Centro de Trámite de Exportaciones (Cetrex)”, expresó Edgard Berríos, Director Regional del programa.

Berríos explicó que el crecimiento se logró porque el proyecto fue el único que durante estos cuatro años se ejecutó en el país para promover la producción con calidad entre los productores y se enfocó a brindar capacitación en manejo de buenas prácticas de cosecha y beneficio húmedo en las principales regiones productoras de café a nivel nacional.

Parte del trabajo del proyecto se concentró en normalizar y estandarizar prácticas de producción para el manejo de café de calidad.

“Antes los productores no sabían cómo se producía buen café ni qué debían hacer para lograrlo, hoy día sí. Esto les ha permitido ofertar un mejor producto por el cual obtienen mejores ganancias, ayudándoles a mejorar sus vidas”, manifestó Berríos.

Enlaces de mercado

Además de la calidad, el proyecto enfocó su trabajo haciendo enlaces directos de mercado entre compradores y productores, con lo cual la situación de muchos grupos beneficiarios en la región cambió considerablemente.

El programa apoyó la realización de actividades de promoción de calidad como la Taza de la Excelencia, los campeonatos nacionales de barismo, la promoción del consumo interno del café y la proyección de su calidad a nivel internacional, tras haber promovido la participación en ferias, misiones internacionales y promoviendo visitas de compradores de café en las regiones productoras, entre otra serie de cosas.

En Nicaragua dentro de los más destacados beneficiarios perfilan la Asociación de Cafés Especiales de Nicaragua (ACEN), organización socia del proyecto, así como los grupos pilotos que se atendieron en el norte del país.


El Proyecto de Café para Centroamérica se ejecutó en Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica con una inversión de 4.6 millones de dólares, de los cuales el 65 por ciento fue aportado por el BID y el 35 por ciento fue aportado por TechnoServe.