•  |
  •  |
  • END

Redacción Central

Las exportaciones de café, ajonjolí, miel y cigarrillos, realizadas por exportadores de Nicaragua hacia el mercado del Japón, crecieron sensiblemente en los últimos dos años, pasando de un valor de 13.1 millones de dólares en 2007 a 19.2 millones de dólares en 2008, destaca un informe de la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua (APEN).

El café nicaragüense se encuentra posicionado desde hace muchos años en ese país; la miel ha logrado aceptación, en tanto que productos como el chocolate, las frutas y los vegetales, tienen buenas perspectivas, afirmó la gerente general de APEN, Azucena Castillo.

Según la funcionaria, el mercado japonés representa una gran oportunidad para los productos nicaragüenses siempre y cuando estemos dispuestos a asumir el reto de la calidad y en ese sentido agregó que APEN está trabajando en estrategias de promoción de los productos nicaragüenses, para que puedan tener una rápida aceptación por parte de los consumidores japoneses.

En ese sentido agregó que la embajada de Japón en Nicaragua está apoyando, enviando recursos humanos de la asociación de productores y exportadores para conocer y explorar las interioridades de ese mercado asiático, en el cual, considera, existen infinidades de oportunidades para colocar parte de la oferta exportable nacional.

Castillo recordó que Japón es la segunda economía más grande del mundo, cuenta con más de 130 millones de consumidores, con un ingreso per cápita anual de aproximadamente 36 mil dólares y es el importador neto de productos agrícolas del mundo, por lo que posee un gran potencial de compra de los productos nicaragüenses.

Oportunidades a la vista

La funcionario advirtió que para que los empresarios nicaragüenses puedan aprovechar las oportunidades que brinda el mercado de Japón, es necesario cumplir con una serie de obligaciones, como la de adecuar los productos al gusto e idioma japonés, además de cumplir con las características básicas el producto, dando a la vez información clara y precisa del mismo.

Es hora de que los nicaragüenses se introduzcan en la innovación y la reingeniería del producto para aprovechar mercados como el de Japón, explicó Castillo, añadiendo que el país oriental es un buen socio comercial, con el cual Nicaragua tiene más de 50 años de relaciones comerciales.

Manifestó que es necesarios iniciar procesos de inteligencia de mercados, generar volumen exportable por medio de la asociatividad, implementar mejores prácticas de producción, obtener certificaciones de acuerdo al producto; desarrollar capacidades de comercio exterior, realizar promoción comercial, investigar demanda en Japón y participar en ferias, contactar a potenciales compradores verificar los procesos de embarque y de post venta.