•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La crisis sociopolítica que vive el país en la actualidad probablemente provocará una mayor migración de nicaragüenses al exterior, afirman expertos en el tema.

Lea Montes Lagos, directora del Servicio Jesuita a Migrantes, de la Universidad Centroamericana, sostiene que debido a la situación que el país está viviendo en primer lugar causará la migración a otros países de muchos jóvenes con posibilidades económicas.

“Se observa que muchos jóvenes, cuyos padres tienen posibilidades de enviarlos a otro país, sea Estados Unidos u otros países, se están yendo. Eso es lo que creo que está pasando ahorita, por la violencia y la inseguridad que hay en el país”, aseveró Montes Lagos.

Además, indicó la experta, “la situación de inseguridad, violencia y falta de sensatez que ha mostrado el Gobierno para buscar solución a esta crisis social, conllevará a muchas personas, después que todo se normalice, a salir del país”. Y es que quizás será la única alternativa económica que encuentren, luego de varios meses de crisis en Nicaragua, opinó.

“¿Dónde podrían ir? Fundamentalmente a Costa Rica. ¿Qué es lo que posiblemente pueda suceder? Es que personas que ya habían retornado al país vuelvan a salir de nuevo para buscar mejores opciones económicas”, señaló.

La directora del Servicio Jesuita a Migrantes, Lea Montes Lagos, dijo que técnicamente se le conoce como migración forzada. “No es que ellos (los pobladores) tengan el deseo de irse, sino que la situación (socioeconómica) del país los obliga a buscar mejores opciones para poder solventar las necesidades de sus hogares”, explicó la especialista.

Detonante

La inestabilidad política que sufrió Nicaragua a finales de la década del setenta y durante la del ochenta fue el detonante de la salida de nicaragüenses hacia Estados Unidos, Costa Rica y Honduras, según el estudio “Emigración y remesas a Centroamérica”, de la Secretaría Ejecutiva del Consejo Monetario Centroamericano.

En general, en Centroamérica, la migración internacional comenzó en la década del setenta, como consecuencia de la “creciente violencia, asociada con procesos políticos y la falta de acceso a la propiedad privada que enfrentaban” los pobladores en sus países.

Aunque es una de las cantidades más bajas de la región, representa el 10.3% de la población total del país. Archivo/END

“Una de las causas de la migración en Centroamérica han sido los conflictos armados y la violencia. En el caso de Nicaragua, habíamos experimentado una situación de migración por causas económicas, sin embargo, con este nuevo contexto de violencia e inseguridad en el país serán causas de la migración”, comentó Montes Lagos.

De acuerdo con el estudio del Secmca, la migración centroamericana siempre ha tenido como primera opción Estados Unidos y en segundo lugar los mismos países de la región; por ejemplo, miles de nicaragüenses eligen actualmente Costa Rica.

Según Naciones Unidas, en 2017 unos 4.2 millones de centroamericanos habían migrado, de los cuales 79.3% residían en Estados Unidos, y 10.3% correspondía a migración intrarregional.

Otros países más distantes son España y Canadá, menciona el informe.

“A mediados de la década de los 1990 ocurrió un importante movimiento de nicaragüenses a Costa Rica (migración sur-sur), impulsada por los procesos de globalización de la economía costarricense, que indujeron un aumento en la demanda por trabajo de la población migrante en ciertas actividades económicas. Los sectores productivos más dinámicos, como la agricultura de exportación, basaron su crecimiento en el uso intensivo de fuerza de trabajo inmigrante”, explica el documento.

Costa Rica es el país centroamericano que menos migrantes tiene: 143,500, en 2017. El Salvador (casi 1.6 millones) y Guatemala (1.1 millones) son los que más tienen.

Nicaragua, con base a los datos de las Naciones Unidas, tenía 658,200 migrantes en 2017. Aunque es una de las cantidades más bajas de la región, representa el 10.3% de la población total del país.

17,707 millones de dólares recibió Centroamérica en concepto de remesas en 2016. Archivo/END

Unos 275,900 nicaragüenses habían migrado a Estados Unidos y unos 294,000 a Costa Rica.

El país centroamericano que tiene la proporción de migrantes versus población total más alta es El Salvador: 23.7%.

En Guatemala y Honduras, sus migrantes representan el 6.6% y el 8.2% (respectivamente) de su correspondiente cifra de población.

Guatemala tiene 16.9 millones de habitantes y, Honduras, 8.8 millones.

En un artículo publicado por El Nuevo Diario, el pasado 7 de mayo de este año, el economista y coordinador académico de Universidad Americana (UAM), Óscar Neira, indicó que la situación que enfrenta el país podría desembocar en una mayor migración.

“La situación del país tiende a incrementar el éxodo y migración, arriesgando las vidas de los migrantes”,  apuntó Neira en esa ocasión.
En ese entonces, el economista independiente Luis Murillo también coincidió con Neira en que la situación actual del país podría generar “una expulsión de población”, al exterior.