•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La agencia de calificación financiera Standard and Poor (S&P) cambió este viernes de estable a negativa la perspectiva económica de Nicaragua, debido a la turbulencia política que desde hace casi dos meses afecta al país.

“La perspectiva negativa refleja el riesgo de que este prolongado impasse político empeore la gobernabilidad de Nicaragua y perjudique las finanzas públicas del país y las perspectivas de crecimiento, lo que conlleva una rebaja”, indicó en un comunicado.

 Marzo, el último mes con cifras de crecimiento turístico en positivo

Las protestas contra el gobierno de Daniel Ortega, que estallaron el 18 de abril a raíz de una controvertida reforma al sistema de pensiones, dejan al menos 135 muertos, en medio de una violenta represión de la fuerza pública y grupos armados afines.

El clima de negocios se ve afectado por la inestabilidad política, dijo S&P, que estimó probable a corto plazo un debilitamiento del consumo interno y la inversión, así como una reducción del turismo y de los flujos de inversión extranjera, y un menor empleo.

S&P mantuvo las calificaciones crediticias soberanas ‘B+/B’, pero advirtió que pueden ser rebajadas porque la inestabilidad política afectará el rendimiento económico de 2018 y probablemente de 2019.

 Funides: 150,000 empleos están en riesgo

“Podríamos bajar las calificaciones en los próximos meses si el impasse político actual persiste o empeora, augurando mayores consecuencias negativas a largo plazo para la economía”, dijo.

La perspectiva negativa podría revertirse a estable nuevamente si la turbulencia política se supera en los próximos meses.

Con un entendimiento entre el Gobierno y el sector privado y un clima de inversión seguro, “sería posible contener el impacto negativo en la economía”, dijo.