•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El sector transporte de carga centroamericana registra US$70 millones en pérdidas por los tranques en diversos puntos del país, los cuales han impedido la libre circulación de miles de camiones que movilizan mercancías al sur y norte de istmo. Ante eso, asociaciones gremiales de El Salvador y Guatemala piden a Nicaragua que permitan la salida de sus unidades. 

A la vez, las gremiales llaman a evitar enviar mercadería por territorio nicaragüense hasta que la crisis sociopolítica del país se resuelva, según Julio Artemio Juárez, presidente de la Asociación de Transporte Internacional de Guatemala (ATI Guatemala), en declaraciones a El Nuevo Diario.

 S&P: Economía nica pierde estabilidad

Ese planteamiento es compartido por Raúl Alfaro, presidente de la Asociación Salvadoreña de Transportistas Internacionales de Carga (Astic) quien expuso que intentó, sin resultado, solicitar el apoyo de todos los dirigentes del transporte centroamericano para hacerle un llamado “al pueblo de Nicaragua para que nos dejaran circular libremente”.

De acuerdo con el dirigente salvadoreño, en Nicaragua se encuentran varados entre 1,500 y 2,000 camiones con placa centroamericana. Y ante la falta de resultados, en la reunión del presidente Daniel Ortega con los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN),  exhortó a la empresa privada no enviar carga a Nicaragua, Costa Rica y Panamá. 

“Pedía que mejor nos quedáramos encerrados en las fronteras norte y sur de Nicaragua para no ingresar y quedarnos, ya que la mayoría de transportistas en ese momento se encontraban en calidad de rehenes involuntarios, sujetos a cualquier situación, peligrando las vidas de los pilotos, los medios de transportes y mercaderías de nuestros clientes”, dijo.

 Marzo, el último mes con cifras de crecimiento turístico en positivo

Sobre los rumores de que las fronteras de Nicaragua con Honduras y Costa Rica serían cerradas por transportistas, Alfaro expresó que Astic no tiene ningún motivo para involucrarse en las situaciones políticas internas de cada país, sin embargo, por las condiciones que vive Nicaragua, decidieron que lo mejor es no llevar cargas que implique pasar por territorio nacional. 

“Nunca manifesté que ordenaba un cierre de fronteras. Mi llamado es a la empresa, al Gobierno de Nicaragua, sin querer injerir, que nos liberen los medios de transporte, que es lo que represento en el país (El Salvador), y dado que no hay resultados en el diálogo nacional”, agregó el representante centroamericano.

La vicepresidente de Costa Rica, Epsy Campbell, dijo ayer que el sector industrial de su país está preocupado por el retraso de las exportaciones a países centroamericanos, por lo que el país del sur ha conformado un comité interinstitucional que atenderá situación con Nicaragua, que también incluye temas migratorios. 

 

“Conocimos la preocupación que tienen los industriales, la Cámara de Industrias de Costa Rica por los atrasos de las exportaciones a países centroamericanos y por el flujo de transporte que se da para Centroamérica y desde Centroamérica con mercancías”, señaló. 

Sin nadie con quien negociar

“Estamos muy preocupados, no sabemos en realidad qué hacer porque tenemos varias unidades en Carazo, los choferes ya no tienen dinero, aguantan hambre, otros han sido asaltado, no podemos hacer nada, no podemos pedir al Gobierno porque no tiene potestad en esos lugares, ahí quien manda es el pueblo”, señaló Juárez, de Guatemala. 

A su criterio, bajo la circunstancias que vive el país no hay con quién negociar, y tampoco  piensa hacerlo porque reconoce que “el pueblo” quiere tener la presión en los tranques que se extienden por todo el territorio nicaragüense. Aproximadamente más de 200 unidades con placa guatemalteca se encuentran en Nicaragua. 

“Nos sumamos al llamado de no mover carga, el problema mayor son los choferes, aguantan hambre, algunos van a abandonar las unidades. No mandaríamos más carga a Costa Rica por Nicaragua hasta que la situación se normalice, que haya un cambio de Gobierno o lo que sea, pero que vuelva la normalidad”, puntualizó Juárez. 

 República Dominicana acogerá foro de inversión en marco de la Cumbre del SICA

El presidente  de los transportistas salvadoreño agregó que esta semana exhortaron a Nicaragua para les dieran una semana en la que todos los transportistas centroamericanos atrapados en los tranques pudieran llegar a sus lugares de destinos, buscar la mercadería y regresar, aun así vacíos a sus países de origen. “Tampoco tuve eco”, dijo. 

Alfaro también se comunicó con autoridades en San Salvador para que junto con diplomáticos de El Salvador hicieran un pronunciamiento público “y que como Gobierno pusiéramos alguna alternativa y solución, y que buscáramos el apoyo de los demás gobiernos del área centroamericana, tampoco tuve apoyo”.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Trasportistas de Nicaragua (ATN), Marvin Altamirano dijo que prefiere mantenerse al margen de las declaraciones de sus pares en la región. Sin embargo, ante un cierre de fronteras, dice, debe pronunciarse la Federación Centroamericana de Transporte de Carga.

Según Altamirano, los transportistas de Nicaragua pidieron abstenerse de brindar declaraciones ante la manipulación de algunos medios. “La posición de la ATN es mantenernos al margen, estamos más bien preocupados por un paro nacional anunciado en Honduras para el lunes próximo y nosotros en su momento brindaremos un pronunciamiento sobre Nicaragua”, concluyó.