•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Federación Centroamericana del Sector Lácteo (Fecalac) condenó ayer la represión violenta a los manifestantes y abogó por acuerdos que sean alcanzados por medio del diálogo, según un comunicado difundido este viernes.

La institución ve como difícil la situación que enfrenta Nicaragua, por ello instó a las autoridades a dar cumplimiento a las recomendaciones que brindó el informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en su reciente visita al país. 

“Respetar el derecho de los ciudadanos nicaragüenses a manifestarse pública y pacíficamente para expresar sus posiciones y demandas ante el Gobierno de la República de Nicaragua”, plantea la misiva de la gremial centroamericana.

La gremial también solicitó utilizar todos los mecanismos constitucionales que permitan a Nicaragua recuperar su estabilidad política, social y económica. Fecalac en su comunicado instó a dialogar para restaurar la paz y la democracia.

En sus planteamientos, la organización urgió a buscar soluciones concretas y urgentes a la crisis que se vive en el  país desde el pasado 18 de abril, pues dada la posición geográfica de Nicaragua está afectando al resto de países de la región.

“Las afectaciones  al resto de países se hacen sentir por la limitaciones del tránsito de las mercancías entre los estados parte de la Unión Aduanera Centroamericana”, indica el comunicado. 

La Cámara Nacional de Productores de Leche de Costa Rica se solidarizó con los “colegas nicaragüenses por la difícil situación política que están afrontando”. 

Quitar tranques

La Federación de Cámaras y Asociaciones de Exportadores de Centroamérica y El Caribe lamentó este viernes  la crisis sociopolítica que afecta a Nicaragua y que sigue sumando víctimas, pero pidió que se levanten los bloqueos.

“Los efectos de esta crisis están impactando además a los empresarios centroamericanos, quienes ya reportan pérdidas millonarias por los bloqueos y obstaculización en las rutas para ingresar a Nicaragua por la vía terrestre, afectando el comercio de la región”, aseguró la entidad en un comunicado.    

En 2017, las exportaciones de la región a Nicaragua cerraron en 1,481 millones de dólares, por lo que la Federación de Cámaras pidió que “se liberen los pasos”.    

“Pedimos al gobierno nicaragüense que se priorice la protección de los derechos de las personas y se busquen soluciones que permitan retomar la unidad nacional y dé por finalizada la tensión social y política”, asegura la nota, en la que exhortan a los empresarios de la región a estar informados de las condiciones para evitar “riesgos”.    

Nicaragua cumplió ayer 53 días de una crisis sociopolítica, la más sangrienta que vive el país centroamericano desde los años 80, que ha dejado al menos 135 muertos y más de un millar de heridos, según el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh).   

Las protestas contra Ortega y su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo, comenzaron el 18 de abril por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción.